El Gobierno vasco prohíbe otra marcha 'abertzale' en San Sebastián

El consejero de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, plasmó ayer la política de "tolerancia cero" a las manifestaciones callejeras del mundo que apoya a ETA y prohibió la marcha convocada por conocidos miembros de la izquierda abertzale para el inicio de la semana grande de San Sebastián. También estaba prohibida otra marcha convocada para ayer por el movimiento juvenil de los radicales, pero 200 jóvenes desafiaron a las autoridades, salieron a las calles donostiarras y fueron disueltos por la Ertzaintza.

La marcha de ayer estaba convocada en protesta por las detenciones de varios jóvenes vinculados a la web Gaztesarea, de marcado carácter proetarra. Tras saberse que la protesta en el Boulevard estaba prohibida, los jóvenes optaron por empezar en la Plaza de la Constitución. Allí denunciaron el supuesto "estado de excepción" y la "represión policial". Luego callejearon por la Parte Vieja entonando gritos como "pagareis lo que habéis hecho" o "Rubalcaba fascista" hasta llegar al Boulevard, límite marcado por decenas de agentes antidisturbios.

Más información
Al menos dos detenidos por los altercados en el centro de San Sebastián
La Ertzaintza retira carteles de presos de ETA

Disuelta otra protesta

En ese momento algunos jóvenes lanzaron piedras, según Interior, por lo que la Ertzaintza respondió cargando. Los disolvió con pelotas de goma y les persiguió durante media hora. Los agentes aprovecharon la persecución para ir quitando carteles y pancartas con lemas alusivos a la manifestación. No hubo detenidos.

Tras prohibirse la manifestación de hoy y de manera sorprendente, Ainhoa Landaberea Torremocha, quien había comunicado la marcha el lunes, se dirigió a la comisaría de la policía vasca en San Sebastián para desconvocar la manifestación. Y no anunció ningún recurso ante el alto tribunal vasco. El lema de la marcha era Independentziaren bidean, aldaketa politiko esta soziala (Por el camino de la independencia, cambio político y social).

El Departamento de Interior decidió prohibir la manifestación porque podía acabar en desórdenes públicos, "poniendo en peligro los bienes y la seguridad de la ciudadanía". Interior argumentaba, además, que en la rueda de prensa del 29 de julio en la que se anunció la convocatoria de la citada marcha participaron de manera activa personas que han estado vinculadas a organizaciones ahora ilegalizadas, como el ex miembro de Batasuna Iñigo Balda.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS