Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las células del cerebro aprenden de los aciertos pero no de los errores

Las células del cerebro implicadas en la memoria y el aprendizaje tienen una respuesta más atinada cuando el individuo tiene un acierto que cuando comete un error, en cuyo caso apenas hay cambios neuronales y, por tanto, no mejora su comportamiento. Quizá sea la explicación neurológica profunda de algo tan común como caer una y otra vez en el mismo error, comentan los científicos del Massachusetts Institute of Technology (MIT, en EE UU) que han hecho los experimentos. Earl K. Miller y sus colegas cuentan en la revista Neuron que han obtenido instantáneas del proceso de aprendizaje en el cerebro. En ellas observan en tiempo real cómo la célula cambia su respuesta a partir de la información acerca de una acción correctamente ejecutada o no.

"Mostramos cómo las neuronas reaccionan ante un comportamiento exitoso o fallido", dice Miller. En el primer caso, cuando hay éxito, las células se ajustan mejor a lo que el animal está aprendiendo, mientras que tras un fallo no hay apenas cambio, si es que hay alguno, ni mejora el comportamiento. El objetivo de la investigación es conocer mejor los mecanismos neuronales relacionando la información del entorno con la plasticidad de las neuronas o, lo que es lo mismo, la capacidad de cambio cerebral en respuesta a la experiencia.

Los científicos han hecho el experimento con monos ante un ordenador donde se alternan imágenes que inducen a mirar hacia la derecha o la izquierda. Con un sistema de recompensas por los aciertos, los animales siguen la táctica de prueba y error para elegir la respuesta correcta. Un sistema de detección de la actividad neuronal permite a los científicos rastrear sus reacciones.

"Si el animal obtiene la respuesta correcta, se genera una señal en su cerebro que dice 'lo has hecho bien' e, inmediatamente después de una respuesta acertada, las neuronas procesan información de modo más preciso y efectivo que si está equivocada", explica Miller. "Pero después de un error no hay mejora o, en otras palabras, sólo tras el éxito se produce proceso cerebral y mejora el rendimiento del animal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de julio de 2009