Nervios y confusión entre los 278 presos españoles en Marruecos

Mohamed VI indultó a la mayoría de los reos extranjeros

Los primeros 16 presos españoles a los que la dirección de la cárcel de Tánger comunicó su indulto tardaron en salir. El primer paso consistía en trasladarles, bajo escolta policial, de la prisión a la comisaría central para después llevarles al puerto, donde embarcarían rumbo a España.

Pero no había policías ni vehículos disponibles para conducirles. Ayer era la Fiesta del Trono, que este año el rey Mohamed VI ha decidido pasar, en parte, en Tánger. Casi todos los agentes estaban dedicados a custodiar al monarca y a su séquito o a encauzar a la muchedumbre que asistió a desfiles y fuegos artificiales.

El Ministerio de Justicia marroquí anunció, el miércoles por la noche, que el monarca había otorgado la gracia real a 24.865 reos, entre ellos 659 extranjeros con condena firme.

La agencia Efe precisó ayer que entre ellos había 178 españoles -sobre un total de 278-, según fuentes de la Embajada de España en Rabat. La casi totalidad cumple condena por tráfico de drogas.

Al caer la noche apenas habían sido excarcelados una veintena de presos, casi todos en Tánger, y los consulados de España en Nador, Casablanca y otras ciudades carecían aún de información sobre si el indulto afectaba a reos españoles de su demarcación territorial.

En los penales fue un día "de muchos nervios y gran confusión", explica el empleado de un Consulado español que visitó una cárcel. Los funcionarios de prisiones cotejaban las listas con centenares de nombres que habían recibido de Rabat. A continuación iniciaban los trámites para proceder a su liberación. "También fue una jornada frustrante para muchos españoles que esperaban salir de inmediato", añade.

A la lentitud burocrática se añade una incertidumbre. No está claro si el indulto incluye la cuantiosa multa que los reos deben abonar a la aduana marroquí tras cumplir su condena. Si no están exentos, los consulados españoles deberán darles, para que puedan salir, un certificado asegurando que carecen de bienes en España. El trámite es engorroso y lleva semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 31 de julio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50