Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Archivada la denuncia de Manos Limpias contra Chaves

El teniente fiscal del Tribunal Supremo, Juan José Martín-Casallo, ha decretado el archivo de las actuaciones iniciadas tras la denuncia presentada ante la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía por el seudo sindicato ultraderechista Manos Limpias contra el vicepresidente del Gobierno Manuel Chaves.

El escrito de Manos Limpias acusaba a Chaves de un presunto delito de tráfico de influencias en relación con las subvenciones otorgadas por la Junta de Andalucía a la empresa Minas de Aguas Teñidas (Matsa), en la que trabaja una hija del vicepresidente. El supuesto delito habría sido cometido al haber participado Chaves en el Consejo de Gobierno que concedió los incentivos a la citada empresa. La fiscalía de Andalucía remitió el caso a la del Supremo, al tratarse de un aforado.

Tras examinar toda la documentación de la tramitación administrativa referida a las subvenciones mencionadas, Juan José Martín-Casallo no aprecia indicios de que haya incurrido en tráfico de influencias el actual vicepresidente del Gobierno y entonces presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves. El teniente fiscal del Supremo considera que Chaves nunca actuó influyendo sobre un tercero, funcionario público o autoridad, en la tramitación de la subvención.

A su juicio, tampoco aparecen los elementos típicos de la prevaricación, puesto que se cumplieron todos los requisitos legalmente establecidos para dictar resolución.

Ratificación

En todo caso, el teniente fiscal entiende que el acuerdo de la Junta de Andalucía no fue para conceder el incentivo, sino para ratificar una concesión anteriormente aprobada por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa.

El pasado 15 de julio, el letrado Juan Ramón Montero, en nombre del Partido Popular, presentó querella criminal por prevaricación y tráfico de influencias ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo por los mismos hechos que los denunciados por Manos Limpias. El caso está pendiente de que el alto tribunal se pronuncie sobre la competencia y fondo del asunto. Es seguro que se declarará competente, habida cuenta de que el querellado es aforado, aunque está por ver si la admite a trámite o la rechaza a limine (de plano) por inexistencia de delito, como ahora señala el teniente fiscal del Supremo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de julio de 2009