Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Violaciones impunes por tener 13 años

La agresión a dos niñas reabre el debate sobre la imposibilidad de imputar a menores de 14 - El PP propone una reforma urgente de la ley - Los expertos prefieren un debate sereno a actuar en caliente

La violación múltiple de dos niñas ocurridas recientemente en Córdoba y Huelva en la que participaron varios menores de 14 años ha reavivado el debate sobre la necesidad de modificar la ley del menor, para que se les pueda imputar penalmente por debajo de esa edad, en contra de lo que ocurre ahora.

La mayoría de los expertos sostienen que sería un error rebajar la edad penal del menor por esos dos sucesos, por graves que resulten, y precisan que cualquier modificación ha de realizarse de manera serena y no en caliente. Algunos sostienen que la ley está bien y que la reflexión que han de producir estos casos es qué jóvenes estamos criando. Otros consideran que la ley debería distinguir los supuestos graves de los que no lo son y que un menor de 14 años debería cumplir algún tipo de castigo por delitos graves.

"Populismo punitivo". Así define la catedrática de Derecho Penal de la Universidad Autónoma de Barcelona Mercedes García Arán, la reacción que se produce en la clase política y en la sociedad cuando se comete un asesinato violento o un delito sexual, siempre contra una joven, y se desata el debate sobre la necesidad de incrementar el castigo penal para los autores, sean menores o adultos.

El PP se subió ayer a este carro y anunció que tras el verano presentará una proposición de ley en el Congreso para rebajar la edad penal de los 14 a los 12 años en caso de delitos muy graves. Según la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, "en España hay una ley que protege a los menores que cometen actos delictivos, pero no a las víctimas de esos delitos, muchas de los cuales son menores". El PSOE, de la mano de la secretaria de Organización, Leire Pajín, respondió que estas leyes de tanto calado no deben modificarse a partir de "casos concretos".

"¿Qué quiere esta gente? ¿Sentar en el banquillo a un niño de 13 años, que el fiscal pida una pena para él y que se le condene?", se preguntó García Arán. "Lo grave es que haya niños de 13 años que violen, no que la ley penal no les castigue. Lo que deberíamos preguntarnos es qué estamos haciendo mal como sociedad para que ocurran casos tan espantosos. Hagamos estudios serios con toda clase de profesionales y si llegamos a la convicción que se ha de cambiar la ley, pues cambiémosla, pero no a partir de un caso mediático", explica.

En términos parecidos se expresa el fiscal de menores de Barcelona Juan José Márquez. "No es bueno legislar a golpe de noticia. La ley es mejorable y la edad es discutible, pero el debate se ha de hacer con serenidad y distinguiendo los casos graves de los que no lo son". En este sentido, Márquez planteó el supuesto de un niño de 13 años que roba un CD en unos grandes almacenes. ¿Se debe intervenir penalmente contra él? El fiscal considera que no, pero también asegura que "algo debe hacerse contra el que comete una violación con esa edad". En opinión de Márquez, el castigo es necesario en esos casos, aunque sea por la vía civil o contra la familia. "Cuando esos niños sean adultos no comprenderán que no les haya ocurrido nada por hechos tan graves", aseguró.

Frente a esa opinión, Mercedes García Arán recordó que la ley del menor permite la intervención asistencial y educativa para los delincuentes por debajo de 14 años. "Otra cosa es cómo funciona ese mecanismo y de qué medios se dispone", dijo.En el mismo sentido se mostró el secretario de Estado de Justicia, Juan Carlos Campo, quien recordó que el artículo 3 de la ley del menor permite al fiscal solicitar el internamiento del menor en un centro educativo en casos de delitos graves.

Por su parte, el juez de menores de menores de Barcelona Ramón Mariñosa se mostró partidario de rebajar la edad penal a los 12 años en supuestos de delitos muy graves, como violación, homicidio y asesinato, o ante la existencia de una reiteración delictiva, como sucede con las bandas de menores que cometen robos con fuerza e intimidación con el apoyo de sus familias. "La Fiscalía General del Estado ya lo propuso hace unos meses pero no se le hizo caso", recordó Mariñosa.

Otro juez, Ramón Sáez, de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, se mostró muy contundente en contra de la reforma. "Castigar a los menores de 14 años es superar los límites de la civilización, porque cualquier persona razonable sabe que lo que necesitan esos chavales es educación y no castigo", explicó. Sáez recordó que España es el país de la Unión Europea con la tasa más alta de presos por cada 100.000 habitantes (170), frente a los 153 de Reino Unido, donde la legislación penal contra los menores en más dura que aquí, aunque para Sáez, "ese no debe ser ejemplo a seguir". En su opinión, los menores de 14 años que participaron en esas dos violaciones "son el espejo de la sociedad que tenemos, y ese es el problema".

El fiscal Márquez recuerda que si a los 14 años se puede contraer matrimonio y si a los 12 los jueces de familia escuchan a los hijos en los procesos de separación, "no es descabellado plantear que algún castigo debe haber si se comete una violación con tan corta edad". Es lo que se llama capacidad de obrar y que no siempre provoca la unanimidad de los juristas. "Lo que está mal es que los partidos políticos intenten sacar rédito de esa situación", explicó el fiscal Márquez, aunque recordó que el debate de la edad penal arranca de la antigua Roma y que a lo largo de la historia ha sufrido un sinfín de modificaciones legales en todos los países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de julio de 2009