Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva planta reducirá un 40% la aportación del Ter a Barcelona

La puesta en marcha de la desalinizadora de El Prat de Llobregat afectará también a las comarcas de Girona. Hasta ahora el río Ter desviaba la mitad de su caudal para abastecer a Barcelona y su área metropolitana.

Con la nueva planta que entra en funcionamiento mañana se reducirá en un 40% la aportación, desde 190 hectómetros cúbicos actuales a 115. Aunque la merma será progresiva, según el consejero de Medio Ambiente, Francesc Baltasar.

El Departamento de Medio Ambiente prevé reducir 40 hectómetros cúbicos en 2010, 60 en 2012 y en 75 en 2015. Así, en seis años se llegará a esa reducción prometida del 40%. La cantidad de agua que se ahorrará el Ter irá parar en primer caso al abastecimiento de Girona y la zona de la Costa Brava, luego a garantizar los regantes del río y después a mantener su caudal ecológico.

Que disminuya la presión sobre el Ter es un reclamo histórico en las comarcas de Girona, desde que se desviara parte de su agua, hace más de 40 años. Su caudal ecológico se ha ido reduciendo cada vez más hasta llegar incluso a peligrar durante la sequía de 2006. En este contexto, el consejero Baltasar se comprometió a disminuir la presión sobre el Ter. Lo hizo en febrero de 2008, en un acto en Celrà (Gironès). "La sobreexplotación del Ter tiene que reducirse gradualmente hasta que llegue a un nivel sostenible", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de julio de 2009