Reportaje:Agenda

Regreso a las aulas de Leioa

Cineastas formados en la UPV imparten un taller de verano en Bellas Artes - "Se trata de contagiar entusiasmo", dicen los profesionales

Coincidieron en sus años de estudiantes de Bellas Artes o Comunicación en las aulas del campus de Leioa. Las clases de Audiovisuales el profesor Patxi Urkijo fomentaron su afición al cine y la vocación que les empujaba hacia el mundo de la imagen. Ahora la llamada de Urkijo les ha hecho volver a Leioa para impartir un taller de cine dentro de los cursos de verano que organiza Bilbao Arte eta Kultura (BAK). Son los cineastas Kepa Sojo, Koldo Serra, Nacho Vigalondo, Borja Crespo y Borja Cobeaga, a quienes se ha unido el director Enrique Urbizu. Los seis imparten clases teóricas y supervisan las prácticas, con rodaje de cortometrajes incluido, de 68 alumnos que asisten esta semana al taller de cine Ecos de cine mudo.

La vigencia del lenguaje del cine mudo sorprende a los alumnos del curso
"Somos la prueba viviente de que puedes hacer películas", dice Koldo Serra

"Son como la Banda de Mirlitón, amigos y compañeros de muchos años", dice el coordinador del curso, Patxi Urkijo. Cobeaga, Vigalondo, Crespo y Serra siguen unidos a través de Arsénico, la productora que crearon en Madrid. "Sus trayectorias se cruzan y están unidas por el cine, pero estilísticamente son muy diferentes. Abarcan desde la comedia de Borja [Cobeaga] al cine fantástico de Koldo [Serra] y su orientación al thriller con Bosque de sombras".

Urkijo puso en marcha el taller de cine con sus ex alumnos el pasado año. Este verano, cubiertas las 68 plazas oficiales, han admitido a otra veintena de alumnos como oyentes en las sesiones teóricas. "Contactan muy bien con los alumnos por su jovialidad y su espontaneidad. Y saben muchísimo de cine; son, literalmente, intelectuales de la cinematografía", afirma.

La mayoría de los asistentes al taller desconoce las películas de los pioneros del cine. En las clases descubren que las técnicas narrativas del cine mudo no están tan lejos de las películas contemporáneas. "Se sorprenden al ver que en el cine mudo está ya lo básico del lenguaje cinematográfico. Aparecen maneras de pensar la imagen que siguen vigentes", explica Urbizu, director de Tu novia esta loca, Todo por la pasta y La caja 507, en un descanso de las tutorías con los alumnos del curso. Urbizu es el único de los seis profesores del curso que combina el cine con la docencia como profesor de Audiovisuales en la Universidad Carlos III, en Madrid.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Cobeaga ha sido el último del grupo en entrar en la categoría de largometrajistas con el estreno de Pagafantas. Antes dieron el paso al largo Vigalondo con Los cronocrímenes, Serra con Bosque de sombras y Kepa Sojo con El síndrome Svensson. "Somos la generación UPV, la prueba viviente de que saliendo de aquí puedes llegar a hacer películas", dice Serra. Su principal objetivo no está escrito en el programa: motivar a los alumnos. "Se trata de contagiar el entusiasmo por el cine", coincide Cobeaga.

De izquierda a derecha, Koldo Serra, Borja Crespo, Enrique Urbizu, Patxi Urkijo, Kepa Sojo, Borja Cobeaga y Nacho Vigalondo, ayer en la Facultad de Bellas Artes de Leioa.
De izquierda a derecha, Koldo Serra, Borja Crespo, Enrique Urbizu, Patxi Urkijo, Kepa Sojo, Borja Cobeaga y Nacho Vigalondo, ayer en la Facultad de Bellas Artes de Leioa.SANTOS CIRILO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS