Parón a las obras de Serrano

Ayuntamiento y Comunidad se enzarzan en una nueva disputa sobre unos restos arqueológicos que acaba con la suspensión indefinida de la reforma de la calle

Al garete con las previsiones del Ayuntamiento de Madrid. El Consistorio decidió ayer suspender indefinidamente el último tramo de las obras de remodelación de Serrano (desde Jorge Juan hasta la Plaza de la Independencia) para inspeccionar y limpiar el canal de agua de siglo XVI descubierto durante las excavaciones del aparcamiento previsto. "Ya no hay fecha límite, no se sabe lo que tardaremos", afirmó una portavoz de la concejalía de Obras.

El Ayuntamiento recibía el pasado viernes órdenes de la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad sobre cómo actuar con los dos yacimientos descubiertos en las obras, la cerca-muralla del siglo XVII y el viaje de agua. Entre las peticiones, se requería al Consistorio que realizase una "excavación arqueológica completa" del canal, que atraviesa transversalmente Serrano. El Ayuntamiento, con el fin de evitar el corte total de la calle, respondió el martes a la misiva proponiendo realizar, en vez de la "excavación completa", una limpieza en la zona ya descubierta para realizar un informe para Patrimonio que pueda ser útil para determinar qué hacer con la canalización. La Comunidad aceptó la propuesta: el director general de Patrimonio, José Luis Martínez-Almeida, afirma que lo aceptaron para evitar tanto el corte total de Serrano como la paralización de las obras.

Sin embargo, ayer el Ayuntamiento detuvo el trabajo de obreros y máquinas e instaló dos carteles anunciando que el parón se debe a una exigencia de la Comunidad de Madrid. "Teníamos que dejar de trabajar. ¿Y si seguimos y resulta que luego tenemos que deshacer todo porque el canal es de gran importancia?", cuestiona una portavoz de la concejalía de Obras. Arqueólogos de la empresa constructora, encargada de las labores de inspección, intentarán averiguar a ciencia cierta la importancia del yacimiento.

Es decir, que Ayuntamiento y Comunidad se culpan mutuamente de la suspensión de las obras de remodelación de una de las vías principales de la ciudad. Aunque de momento, lo único cierto es que lo de terminar en Navidad los trabajos, como estaba previsto, ya es un imposible.Los comerciantes de la calle de Serrano no están dispuestos a soportar más dilaciones en las obras que afectan a su calle. La noticia de la suspensión y el consecuente retraso del proyecto ha enojado no solo a los dueños de las tiendas, también a los vecinos. Una portavoz de la Confederación de Comercio de Madrid aseguraba ayer que si al llegar septiembre no se van cumpliendo los plazos previstos, "celebrarán una manifestación, cerrarán los comercios durante un día y cortarán el tráfico en la zona".

"Es perjudicial para nuestros comercios. Sobre todo si se alargan hasta la Navidad", se quejaba José Luis Medina, un responsable de la pastelería Mallorca de Serrano. Algunos como Manuel Araona, encargado de la tienda de moda Diesel, iba aún más lejos. "Pediremos una indemnización por las molestias y por las pérdidas. Se nota muchísimo en las cifras de ventas".

La noticia tampoco ha agradado a los vecinos. "Nos hace una gracia el retraso...", ironiza José Luis Guerra, desde su portal, el número 18.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS