Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

Crece el temor en el PP a que 'Gürtel' acabe en un chantaje a Rajoy

La 'desaparición' del líder en el escándalo descoloca y preocupa al partido - Bárcenas sólo ha pactado volver a hablar con el presidente a finales de julio

Pese a que el líder del PP, Mariano Rajoy, sigue manteniendo la ficción de que el caso Gürtel no existe, y por eso no lo menciona en ninguno de sus discursos y no acepta preguntas para no tener que hablar de él, dirigentes muy destacados de esta formación están expresando en privado una grave preocupación. Temen que lo que parecía un caso de corrupción "contra el PP", esto es, de algunas personas que se aprovecharon del partido, se pueda convertir en un auténtico desafío para el liderazgo de Rajoy con un chantaje, el de Luis Bárcenas, el tesorero, al que la mayoría del partido asiste estupefacta.

Rajoy reunió ayer a los alcaldes del PP para hablar de financiación local. Para evitar a los periodistas, el líder los mandó a la sala de prensa, dos plantas más abajo, mientras la señal interna ofrecía por televisión el discurso enlatado. Todo para que no aparezca el caso Gürtel por ningún lado. Pero los alcaldes son políticos, miembros destacados del PP, leen la prensa y están tan preocupados como el que más. Por eso en los corrillos, según varios de ellos, no se hablaba de otra cosa: "¿Por qué no le echan ya?", era la pregunta más repetida.

Baltar se sumó ayer a los que piden en público la dimisión de Bárcenas

"Menos mal que queda mucho para las elecciones", dice un dirigente popular

"Esto es dramático"

Como suele suceder en estos casos, un veterano, con pocos miramientos y ya de vuelta de todo, resumió públicamente el sentir de muchos de ellos. En ausencia de Manuel Fraga, que no estaba ayer en Génova, fue José Luis Baltar, otro gallego, presidente de la Diputación de Ourense, que igual que llama "maricón" a un consejero socialista en plena campaña gallega dice lo que piensa cuando le ponen un micrófono delante.

-¿Cree que debería dimitir Bárcenas?

-Yo estoy que sí -contestó con su habitual desparpajo.

Los dirigentes están muy preocupados por la imagen de Rajoy. "Un líder de la oposición no puede permitirse estar escondido durante semanas, no dar ruedas de prensa, huir de los periodistas, no poder hacer discurso político, no poder vender sus propuestas. Esto es dramático, la única ventaja es que queda mucho para las elecciones. Pero esto hay que resolverlo cuanto antes, se lo ha dicho mucha gente, pero ya se sabe, los ritmos de Rajoy son extraños", sentencia un dirigente.

La obsesión por esconderse de la prensa y la orden de silencio total llegó ayer al extremo de que en un asunto tan importante como la financiación, los populares, con Javier Arenas, responsable de ese asunto, al frente, renunciaron a ofrecer una rueda de prensa para explicar su postura y optaron de nuevo por un comunicado enviado por correo electrónico, la mejor manera de evitar preguntas incómodas.

Lo que más preocupa es la imagen de un presidente chantajeado por su tesorero, que a todo el que quiere escucharle lanza mensajes amenazantes contra todos, aunque se ha suavizado en los últimos días, cuando alguno de ellos ha aparecido en la prensa, lo que provocó una respuesta airada de Esperanza Aguirre.

A nadie se le ha escapado que en la entrevista de Abc, Bárcenas marcó los tiempos a Rajoy, demostrando que aún se considera fuerte -ha sido gerente 20 años y tiene la información delicada del partido-. Fue el tesorero, nombrado por el líder, quien dijo cuándo se irá -cuando llegue el suplicatorio, algo que puede suceder en septiembre- y cómo: "Transitoriamente". Esto es, que él, y no el presidente, decide su futuro.

A las informaciones sobre la retirada de documentos que Bárcenas ha realizado de la sede de Génova -y que ha contado a mucha gente, aunque ahora lo desmiente en privado- se suma que el único compromiso que ha alcanzado el tesorero con Rajoy es el de mantener otra conversación a finales de julio para tomar una decisión. Mientras, Bárcenas sigue aparentemente tranquilo y asegura que este verano decidirá qué hace en septiembre.

También preocupa que cuanto más tiempo pasa más claramente está vinculada la figura de Rajoy a la de Bárcenas, puesto que el presidente insiste en defender a un tesorero quemado al que los demás quieren ver fuera. Además del líder, Bárcenas cuenta ya sólo con el apoyo de unos pocos fieles, entre ellos Francisco Álvarez-Cascos y Ana Mato.

La sensación en la cúpula, que estos días se marcha a Roquetas de Mar (Almería) para la tradicional Escuela de Verano, es de tensa espera. Todos están aguardando a que alguien tome una decisión, pero la mayoría teme que no pasará nada hasta que el Supremo llame a declarar a Bárcenas. Esto es, que de nuevo Rajoy depende de lo que pase fuera del PP, y espera acontecimientos.

Preguntas sin respuesta para Francisco Camps

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, que en los últimos cuatro meses ha evitado responder sobre el caso Gürtel y no ha explicado sus relaciones con la trama, eludió ayer en Madrid, donde compareció con el ministro de Fomento, José Blanco, responder a varias preguntas sobre el asunto. Ésta fue la sucesión de preguntas y respuestas:

Periodista. Bárcenas se pone el listón de su dimisión en la imputación. Usted está imputado, ¿dónde se pone el listón para dimitir?

Francisco Camps. El listón de la Comunidad Valenciana está puesto muy alto, en la colaboración entre Administraciones.

P. ¿Se arrepiente de la confianza que depositó en Álvaro Pérez, al que concedió ocho millones de euros en contratos públicos? [Sin respuesta].

P. No ha contestado. ¿Cuál es el listón de su dimisión?

F. C. El listón de la Comunidad Valenciana no tiene límites. Por eso estoy aquí. Yo soy un soñador de mi tierra, sueño con una comunidad con AVE, autovías, carreteras...

P. ¿Va a presentar recurso contra el auto del juez Flors?

F. C. Hemos venido aquí a hablar de infraestructuras.

P. ¿Inaugurará usted el AVE a Valencia o habrá dimitido antes por el caso Gürtel?

F. C. ¿A quién pregunta de los dos?

P. Obviamente, a usted.

F. C. Espero que en 2010 esté el tren en marcha, por tanto, hasta 2011, como no hay elecciones, espero estar como presidente de la Generalitat valenciana.

Interviene José Blanco: "Lo que yo no sé es si estaré como ministro de Fomento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de julio de 2009

Más información