Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El diálogo en Nissan fracasa y Serna deberá decidir sobre 581 despidos

La negociación en Nissan ya no da más de sí. El fracaso en la búsqueda de un acuerdo entre dirección y sindicatos sobre la plantilla sobrante en la planta de la multinacional en Barcelona ha acabado pasando la patata caliente al Gobierno catalán, que cuenta a partir de hoy con un plazo de 15 días para decidir si rechaza o aprueba un recorte de 581 empleos. "Analizaremos si existen razones que lo justifiquen", señaló Trabajo.

Los sindicatos clamaron ayer para que la respuesta de la consejera de Trabajo, Mar Serna, sea un contundente no: arguyen que no existen razones económicas, ni organizativas ni productivas que justifiquen un expediente y que es posible encontrar solución para cualquier excedente sin amenazas sobre la mesa, mediante nuevas suspensiones temporales de contratos, según coincidieron los principales sindicatos de la empresa, UGT, CC OO y USOC.

Hoy concluye el plazo que Nissan había dado para una de esas medidas de acomodo: las bajas de carácter voluntario, parte de ellas con derecho a reingreso. El cómputo no estaba ayer cerrado, pero supera las 150 personas.

El excedente encoge

La presión intermitente de la Generalitat y las protestas permanentes de los trabajadores han logrado en el plazo de nueve meses encoger el recorte de plantilla planeado por la multinacional nipona desde los 1.680 empleos en que se estimó el excedente de la planta en Barcelona a los 581 que, con la carga de trabajo de ahora, siguen, a su juicio, sobrando. Pero Nissan ya no da más pasos. La plantilla volverá a salir esta tarde a la calle. La protesta culminará ante la sede del Departamento de Trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de julio de 2009