La nueva financiación autonómica

El 'no' de CiU a la financiación rompe la estrategia de Duran

Madrid / Barcelona - 14 jul 2009 - 05:00 UTC

El rechazo de CiU al acuerdo de financiación autonómica ha dejado descolocado a su grupo parlamentario en el Congreso, según admiten varios diputados nacionalistas. Ese grupo, que dirige Josep Antoni Duran Lleida y en el que tiene mayor peso Unió, se ha distinguido por su interés en trabar acuerdos con el Gobierno, especialmente en asuntos económicos. De hecho, en las últimas semanas se había producido un giro del PSOE en favor de CiU como el grupo que lograba sacar al Gobierno de sus apuros parlamentarios. CiU permitió con su abstención que Zapatero sacara adelante el techo de gasto, primer paso para la aprobación de los Presupuestos.

Ahora, según esta versión, corroborada por los socialistas, CiU sale otra vez de la centralidad en el Congreso y el Gobierno se asegura la cercanía de los tres diputados de ERC que, sumados al de ICV, a los dos de Coalición Canaria y al de UPN, le asegura prácticamente la aprobación de los Presupuestos. La centralidad de CiU queda aún más en entredicho después de que su líder, Artur Mas, haya combatido duramente el pacto de financiación llegando a tildarlo de "ilegal". Duran se reveló ayer mucho más conciliador en su blog de Internet. El democristiano criticó la falta de bilateralidad en las reuniones Gobierno-Generalitat, pero evitó expresiones de trazo grueso. Duran tampoco ayudó mucho a la estrategia de Artur Mas, que hasta este fin de semana ha venido reiterando que a Cataluña le tocan 5.000 millones y no 3.800. "Mi intención no es evaluar el acuerdo a partir de la cifra", mantiene Duran. Unió y Convergència tratarán hoy de fijar una única posición en una reunión de sus ejecutivas. El grupo de CiU, que es el único que por sí solo puede garantizar al PSOE una mayoría absoluta, puede volver a ser irrelevante. A esa posibilidad le tienen terror los diputados de CiU, especialmente los de Unió.Según fuentes de CiU en el Congreso, el temor es que les pueda pasar como a ERC cuando rechazó en solitario el Estatuto catalán y lo pagaron en las urnas reiteradamente. Así, los nacionalistas catalanes pueden quedar emparejados en el Congreso con el PP.

Más información

En Cataluña, el Gobierno tripartito lanzó un mensaje unánime para que CiU se sume al acuerdo de financiación. Lo hicieron Joan Saura (ICV) y Antoni Castells (PSC), los consejeros que junto a Josep Huguet (ERC) integran la parte catalana de la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales. Ésta se reunió ayer para recomendar a la Generalitat que acepte un acuerdo que los tres calificaron de "histórico" y como "el mejor posible dentro del marco del Estatut".

Por otra parte, el Consejo Nacional de ERC, en sesión extraordinaria, ratificó anoche el acuerdo de financiación con la única incógnita del porcentaje que alcanzarían los votos del sector crítico que lidera Uriel Bertran, de Esquerra Independentista, y las juventudes del partido. La votación dio un amplio respaldo al acuerdo: 174 votos a favor, 28 en contra y dos en blanco. El consejo finalizó con la petición de Bertran de celebrar un referéndum para que la militancia se pronuncie sobre el pacto alcanzado. La consulta fue rechazada porque, afirma la dirección, los estatutos no obligan a convocarla y tampoco existe un reglamento al respecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de julio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50