El Gobierno aprueba avalar el 50% de los préstamos para VPO

El ICO garantizará la mitad del crédito para pisos sociales a 100.000 familias

El Ministerio de Vivienda y el Instituto de Crédito Oficial (ICO) firmarán este mes una línea de avales que suman un importe de 6.000 millones de euros para facilitar a alrededor de 100.000 familias la adquisición de una vivienda de protección oficial (VPO). Esta garantía pública, que no tendrá ningún coste para el usuario, cubrirá el 50% del valor del préstamo que asuman los compradores, por lo que el Gobierno calcula que movilizará un montante de unos 12.000 millones de euros en préstamos para VPO.

El Consejo de Ministros dio ayer luz verde a la firma del convenio entre Vivienda y el ICO. A él podrán acogerse quienes compren una vivienda protegida del Plan de Vivienda 2009-2012, ya sea de obra nueva o procedente del stock de pisos sin vender. El objetivo es que el crédito para adquirir pisos sociales vuelva a fluir, después de que lleva meses paralizado. De hecho, algunas comunidades acumulan quejas de adjudicatarios de VPO a los que los bancos les han denegado la financiación del piso.

Más información
Corredor pone a la banca "a trabajar" contra la falta de crédito

Según el Gobierno, la duración de la garantía variará dependiendo del "grado de compromiso" que las entidades adquieran con la financiación de los adjudicatarios. De cualquier modo, el aval será temporal. Los bancos y cajas que ofrezcan esta línea deberán firmar ahora un convenio con el Ejecutivo.

Precisamente, Cataluña ha ido cerrando acuerdos con 19 entidades financieras por los que se compromete a comprar las viviendas protegidas de propietarios que no puedan seguir pagando. Según el Ejecutivo, esa medida, que supone avalar el 100% del piso, no obstante, no ha servido para restablecer el crédito.

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS