Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

3.000 brazaletes para mantener alejados a los maltratadores

Uno de cada diez maltratadores con orden de alejamiento estará vigilado las 24 horas del día. Algo que será posible gracias a las 3.000 pulseras de localización para agresores por violencia de género que estarán a disposición de los juzgados de toda España a partir del 24 de julio. La medida llega con retraso. Estaba ya prevista desde la aprobación, en 2004, de Ley Orgánica de Medidas de Protección contra la Violencia de Género. Pero hasta ahora sólo la Comunidad de Madrid y Baleares han puesto en marcha este sistema.

El abastecimiento de nuevos brazaletes, anunciado ayer por el Gobierno, es gestionado por Seguritas Direct-Telefónica, y puede aplicarse en los casos de violencia machista en los que se haya dictado una medida cautelar de alejamiento y el juez estime que existe especial riesgo.

Tanto la víctima como el agresor contarán con un dispositivo conectado las 24 horas por un único centro de control. La víctima llevará una unidad similar a un teléfono móvil, que informa de la situación al centro de control y permite comunicarse con él por voz, por mensaje, o pulsando el botón de pánico. El maltratador tendrá otro dispositivo parecido y una pulsera para la muñeca o el tobillo. Este brazalete envía señales a la central y a la víctima e informa de cuando el agresor se aproxima a menos de 500 metros. El centro de control estará en permanente contacto con la Policía, a la que dará parte de las alarmas: tanto si se trata de incidencias técnicas como si se trata de emergencias.

Las 3.000 pulseras que van a entrar en circulación tan sólo cubren un 10% del total de órdenes de alejamiento que se dictaron en 2008, tal y como ha explicado la ministra de Igualdad, Bibiana Aído. Atienden por tanto las situaciones de mayor riesgo, aunque el Gobierno no descarta ampliar la cobertura si, después de su implantación, se detectan carencias. En España se registraron unos 63.000 delitos relacionados con la violencia machista en 2008, y de las 70 víctimas mortales por violencia que hubo, 10 tenían medidas de protección en vigor. En lo que va de año ha habido 26 víctimas mortales, cinco de las cuales tenían medidas de protección en vigor.

La Ley Orgánica de Medidas de Protección contra Violencia de Género, aprobada en enero de 2004, mencionaba la posibilidad de que los jueces pudiesen emplear instrumentos tecnológicos para controlar el cumplimiento de las medidas de alejamiento. Pero hasta este momento, tan sólo la Comunidad de Madrid y Baleares los han aplicado. En Madrid se presentaron en 2004 y se instauraron en marzo de 2006. Hay 55 equipos disponibles, pero son 165 personas, entre maltratadores y víctimas, las que los utilizan. Esta comunidad cambiará los modelos actuales después del verano por unos nuevos que llevan GPS incorporado. El Gobierno balear, por su parte, entregó 25 pulseras antimaltrato a los magistrados en octubre de 2006. Están en circulación tan sólo ocho de ellas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de julio de 2009