Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de EE UU ve en Putin a un hombre de futuro

Obama mantiene reuniones con Gorbachov y Kaspárov

Barack Obama fue ayer receptivo a la personalidad y peso político de Vladímir Putin. La primera cita del presidente norteamericano y el jefe de Gobierno de Rusia fue más larga y sustanciosa de lo que se preveía cuando los dos estadistas se reunieron a desayunar en la residencia de Novo-Ogarevo, en las afueras de Moscú. En vez de la hora planeada, estuvieron dos horas, a instancias de Obama, que quiso "asegurarse de que se había formado la base de la relación", según fuentes de la Administración norteamericana.

El debate "franco" y "extremadamente interesante" se centró en los "temas clave de seguridad", señalaron las fuentes. Se habló de escudo antimisiles, Irán, Ucrania y Georgia, asuntos todos ellos en los que hay desacuerdos, pero también de los deseos de continuar el debate. En general, el diálogo se centró en "cómo evitar los errores cometidos en los ocho años anteriores" dijo Yuri Ushakov, alto funcionario gubernamental y ex embajador en Washington. Putin y Obama acordaron, según dijo, continuar en el futuro este tipo de conversaciones de carácter conceptual.

El dirigente alaba el "extraordinario trabajo", del primer ministro ruso

La colaboración en torno a Irán no satisface a Washington

Obama dedicó gran parte del día a la sociedad civil y por la tarde se reunió con políticos de la oposición parlamentaria y extraparlamentaria, —incluido el ajedrecista Gari Kaspárov—, que le plantearon temas como el juicio contra el magnate Mijaíl Jodorkovski, la libertad de expresión, los presos políticos, las palizas y los arrestos en los mítines, según dijo Vladímir Rizhkov, uno de los asistentes.

El canal gubernamental de televisión Russia Today, destinado al público extranjero, reiteró su propaganda en contra de Kaspárov y escamoteó la información sobre la cita de Obama con los líderes de la oposición. Tres activistas fueron detenidos al intentar organizar un piquete, según el servicio de prensa de Kaspárov.

A los ojos de Obama, Putin ha dejado de estar a medio camino entre el pasado y el presente. Ahora, Obama "está convencido de que el primer ministro es un hombre de hoy y de que tiene los ojos firmemente puestos en el futuro", afirmaban fuentes gubernamentales norteamericanas, con cuya valoración estaba de acuerdo Dmitri Peskov, el jefe de prensa del jefe de Gobierno. El presidente de EE UU parece haber situado a Putin como un factor clave en la relación bilateral y lo ha hecho con delicadeza hacia Medvédev, a quien ha dicho que el enfoque del primer ministro era "muy similar" al suyo. Con todo, su opinión puede no ser lisonjera. "Está permanente preocupado por el papel de Rusia en el mundo y sospecha de EE UU", dijo Obama a periodistas de la NBC, según la agencia Itar-Tass. "Tiene tendencia al pragmatismo y su visión del mundo se caracteriza por la ausencia de sentimentalismo", añadió.

"Soy consciente del extraordinario trabajo que usted ha hecho por el pueblo ruso como presidente del país y del que continúa haciendo como primer ministro", le manifestó Obama a Putin ayer. "Con su nombre vinculamos la esperanza de desarrollo de las relaciones bilaterales". "No nos pondremos de acuerdo en todo, pero podemos debatir los temas en un tono de respeto mutuo". Tras el intercambio de frases de cortesía, Putin y Obama salieron a una terraza a comer esturión ahumado y caviar con huevos junto a un samovar. Mientras Obama iba de una celebración a otra, Putin se enfundó una cazadora de cuero negra y visitó a unos bikers (motociclistas) que partían en peregrinación a Ucrania.

En lo que se refiere al espacio post-soviético, Obama prometió "considerar las particularidades" de la vecindad de Rusia con esos países, según Ushakov. Putin, a su vez, "presentó algunos argumentos" que permitieron a Obama "comprender mejor la situación" en Ucrania, un país donde viven 17 millones de rusos y que es extraordinariamente importante para Rusia. Sobre Georgia, el ruso le explicó que el presidente Mijaíl Saakashvili no interpretó de forma correcta la política y el apoyo de EE UU en vísperas de la guerra del año pasado. Obama no está satisfecho del nivel de colaboración con Rusia en el tema de Irán y opina que podría ser "más activa".

Medvédev no acompañó a Obama a la cita con representantes de organizaciones no gubernamentales de los dos países, ante los que habló de su propia experiencia en Chicago y dijo que "en el pasado EE UU tuvo más tendencia a dar lecciones que a escuchar". "El futuro de Rusia depende de los rusos. No todo lo que es bueno para EE UU va a ser bueno para Rusia. No todos los modelos son trasplantables, pero hay principios universales".

Obama se entrevistó también con Gorbachov y acudió con Medvédev a una cumbre de empresarios. Allí dijo que el comercio bilateral de EE UU con Rusia es de 36.000 millones de dólares y representa un 1% del comercio total norteamericano. Medvédev insistió en que Rusia sigue queriendo ingresar en la Organización Mundial de Comercio pese a su decisión de hacerlo conjuntamente con Bielorrusia y Kazajistán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de julio de 2009