Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sindicatos y familias ponen de manifiesto sus discrepancias

Discrepancia de opiniones sobre la ley entre las familias, los sindicatos y las patronales. Pere Farriol, de la asociación de familias Fapaes, dice: "Nos gusta la autonomía, aunque hay un riesgo de que algunos centros no tengan capacidad". "Hay partes que no nos gustan. Por ejemplo, que la comisión de garantías de escolarización se creará cuando se crea necesario". Para Jordi Sánchez, que coordinó el Pacto por la Educación, "hay cosas positivas como la autonomía y la evaluación, pero no se aprovecha para crear red única de centros públicos y concertados". Enric Puig, de las escuelas cristianas, dice: "la ley es buena por el consenso alcanzado. Y se reconocen los centros concertados y públicos porque es la realidad del país".

Rosa Cañadell, de Ustec, afirma: "Estamos en contra. No se resuelve la masificación, la falta de docentes ni la atención a la diversidad". Walter García, de la asociación de familias Fapac: "Nos gusta la autonomía, no que se pueda separar por sexo ni que haya centros que seguirán cobrando y concertados".

Montserrat Ros, de CC OO, opina diferente: "la ley no nos gusta. Se abordan temas de gestión, pero no los problemas reales de las escuelas". Roser Font, de UGT, afirma: "Es buena la distribución de los inmigrantes y también igualar salarios de los docentes. En contra, que se vuelve a separar los públicos y a los privados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de julio de 2009