Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Constitucional alemán retrasa el Tratado de Lisboa

Los jueces ordenan una reforma de la ley nacional antes de la ratificación

El Tribunal Constitucional alemán sentenció ayer que el Tratado de Lisboa es conforme a la Ley Fundamental alemana, pero aplazó su ratificación hasta que se enmiende la ley que regula la autoridad del Parlamento de Berlín sobre las decisiones europeas. El fallo impone un mayor control parlamentario de los actos legislativos de la Unión Europea. Tanto la canciller democristiana Angela Merkel (CDU), como sus socios de coalición socialdemócratas (SPD), se mostraron ayer satisfechos por la sentencia, que acepta la totalidad del tratado de reforma de la Unión Europea.

El Gobierno convocó para agosto una sesión parlamentaria de urgencia para reformar la ley complementaria y permitir la ratificación del Tratado después de las vacaciones de verano, antes de las elecciones generales de septiembre y a tiempo para su entrada en vigor a principios de 2010. Los jueces de la máxima instancia judicial alemana, con sede en Karlsruhe, fueron parcialmente favorables a las demandas por inconstitucionalidad presentadas por el partido La Izquierda y de un parlamentario del ala más conservadora de la bávara Unión Social Cristiana (CSU).

El vicepresidente del Constitucional, Andreas Vosskuhle, declaró que "la Ley Fundamental dice sí al Tratado de Lisboa", pero reclamó que Alemania "refuerce" las competencias de las dos cámaras parlamentarias. Con esta sentencia, que supone un bache menor para el controvertido Tratado de Lisboa, el alto tribunal manda un recado a Bruselas y Berlín. Los jueces vigilarán en primera persona los próximos pasos de la integración europea y se reservan la paralización de normativas contrarias al ordenamiento constitucional alemán. Además de Alemania, quedan por ratificar el Tratado la República Checa, Polonia e Irlanda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de julio de 2009