Un mito de la música popular
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

PYT es el título de una canción

Pit en inglés quiere decir pena, PYT es otra cosa.

PYT es el título de una canción de Michael Jackson.

PYT son las iniciales de pretty young thing, una traducción aproximada sería cosa joven y preciosa, y así me gusta hoy recordarlo, porque algunos sueños se mueren sin dejar de ser hermosos.

Van a llover ríos por la muerte de esta cosa preciosa que se llamaba Michael Jackson. Ríos de tinta y ríos de lágrimas, y también ríos de mentiras. La verdad en cambio se sujeta sola y no se va a mover de donde estaba.

Después de ser un niño prodigioso, Michael Jackson se convirtió en un muchacho formidable que, con la ayuda del gran Quincy Jones, nos dejó uno de los mejores discos de la historia del pop. Se llamaba Off the wall y sonaba sencillamente a la música de un mundo mejor que éste. Thriller, aun con Quincy Jones a su lado, terminó de convertir a este dulcísimo individuo en la leyenda que todos conocemos.

Dejó uno de los mejores discos de la historia. Se llamaba 'Off the wall' y sonaba a la música de un mundo mejor que éste
Más información
'Thriller' final para Michael Jackson

Bailaba, cantaba, se incluía en nuestras vidas sin que nadie pudiese evitarlo. Da igual que estuviese uno escuchando a la banda The Clash, si Michael llamaba a la puerta había que abrirla sin remedio. Antes de la música subdividida por los talibanes de lo indie, existía la Motown, y Woody Guthrie y Glenn Miller, y Cole Porter y Elvis Presley y Michael Jackson.

Antes de convertirnos en unos profundos idiotas musicales, nos conformábamos con admirar la música. Y la música de este niño ahora muerto era una de las más hermosas que he escuchado. La extravagancia posterior en nada empaña lo que este chico precioso hizo en todos esos años. Gracias es una palabra muy corta para un regalo tan grande.

Ahora va y se muere. Qué le vamos a hacer. Habrá que enterrarlo con cuidado y respeto. Respeto es una palabra necesaria que se gana una vez y ya no se pierde. Se van a llenar las televisiones de comentarios poco útiles, y habrá que soportarlo, espero que también se llenen las casas por un día de la razón fundamental del asunto.

Espero que suenen las canciones, que vuelva su música, que nadie diga que la vida de este chico no mereció esta pena.

Todavía guardo un single de Farewell my summer love (Adiós, mi amor de verano), una canción que cantaba siendo un niño y en la que Michael suena casi casi igual que Diana Ross. Como las voces que no tocan el suelo con los pies.

Ha muerto joven y viejo a la vez, es lo que tiene empezar a trabajar a los cinco años, que la vida se hace muy larga.

Por fin vuelve al cielo, el lugar de donde no tenía que haber salido.

Caminar sobre la luna fue sólo uno de sus muchos méritos.

Ray Loriga es escritor.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS