Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ANTONIO FERNÁNDEZ ALBA | Autor del templete de la estación de Sol

"Las cúpulas representan la villa que fue y la metrópoli que es Madrid"

El arquitecto Antonio Fernández Alba (Salamanca, 1927) es autor del templete de la estación de Cercanías de la Puerta del Sol. Académico de bellas artes de San Fernando y premio Nacional de Arquitectura, insiste en que es un asesor más. Huye del protagonismo. "¿De verdad es necesaria una foto?", pregunta humilde ante la marquesina. Vinculado a las vanguardias, es autor de la remodelación de la plaza de Atocha o la restauración del pabellón Villanueva del Jardín Botánico, entre múltiples obras.

Pregunta. ¿Cómo surge el proyecto?

Respuesta. Buscábamos un volumen discreto, una estructura ligera y una configuración formal transparente. Los ferrocarriles han avanzado mucho y necesitaban una imagen más actual.

"En Barcelona, la obra no habría sufrido estas críticas atávicas"

"Se trata de reflejar en un espejo el acontecer del día y de la noche"

P. ¿Por qué dos cúpulas?

R. Un volumen en toda su longitud planteaba un impacto, quisimos romper la volumetría con una imagen metafórica. La cúpula pequeña representa a la villa que fue Madrid y la más grande es la metrópoli. Ha sido un cambio sin transición, algo que no ha ocurrido en otras ciudades europeas. Y ha pasado en poco más de 30 años. Y buscábamos un caleidoscopio urbano. Acoge el movimiento y tiene la intención poética de acoger el tiempo. Se trata de reflejar en un espejo ese acontecer del día y de la noche. Son como esculturas vivas en las que ves la ciudad.

P. ¿Ha recibido críticas de colegas de profesión?

R. Al contrario, he recibido halagos porque creían que ya no estaba trabajando. Ha gustado, creo que es coherente, producto del trabajo de un equipo.

P. Pero habrá leído quejas de vecinos y comerciantes. ¿Qué dice a quienes señalan que invade demasiado la plaza o que rompe la imagen de Sol?

R. Este tipo de críticas no se darían en Barcelona, que posee una tradición urbana muy poderosa y asimila el correr de los tiempos. Pero aquí hay una visión atávica, se cree que la Puerta del Sol habría mejorado con carros. Madrid desprende un sabor popular, pero Barcelona posee una tradición urbana que aquí no existe y que están incorporando otras ciudades como Valencia o Bilbao. El ámbito popular de Madrid no acepta la novedad como principio de evolución. No estoy defendiendo ninguna forma, en absoluto, se puede hacer de mil maneras, pero creo que es una respuesta discreta. La crítica es lógica, yo mismo soy autocrítico. Creo que una estación en el centro necesitaba de un mayor envoltorio.

P. ¿Usted hubiera construido una entrada más grande?

R. Debería serlo desde el concepto de una estación ferroviaria, no deja de ser un intercambiador.

P. También ha habido quejas por los reflejos en las fachadas.

R. Deberían estar encantados, ¡si el sol les da cinco minutos! Es un espectáculo tener una escultura que te contamina de la vida de una plaza que estaba más o menos muerta. Es como una gran bombilla, como el mito de Narciso, reflejarse en el espejo.

P. ¿Qué opina de la comparación con la pirámide del Louvre que hizo Esperanza Aguirre?

R. Es una idea bastante inteligente de una persona que conoce distintos ámbitos de ciudad. Y el efecto es el mismo, un elemento que ilumina un espacio que estaba muerto. Y al iluminarlo le da una sensación de vida. También he leído que lo comparan con el Guggenheim. Nada que ver. Pero lo que pasa es que utiliza el mismo lenguaje. El del acero limpio y del vidrio, elementos de ahora como lo era la piedra en la época de los egipcios.

P. Su equipo ha colaborado en el diseño interior de la estación.

R. Sí, en la disposición con mamparas de las ruinas de la iglesia del Buen Suceso, en las balaustradas de la entrada, en recubrir la caverna y en el tratamiento de las paredes.

P. ¿Eligieron el color caldera de las paredes?

R. Vimos que era como una cueva. Y buscamos un material apto para el tránsito. La mirada del que transita es distinta del que contempla, en un lugar de tránsito no puedes acelerar con colores agresivos, como el rojo [es el color corporativo de Cercanías].

P. ¿Le gustaría que el templete fuera un punto de encuentro, como el Oso y el Madroño?

R. Supongo que sí, que la gente se citará ahí como quedan en los negocios de lotería o en el caballo de Carlos III. Cada uno tiene sus gustos. Pero sí que es una referencia desde el punto de vista urbano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de junio de 2009