Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Pleno del Congreso

PP, nacionalistas y UPyD votan con el PSOE la Ley de Asilo

La izquierda reconoce mejoras pero denuncia nuevas restricciones

Pocas veces en la tramitación de una ley los grupos políticos han estado en tan estrecho contacto con las organizaciones sociales que trabajan sobre el terreno (CEAR, ACSAR y Amnistía Internacional, entre otras), aunque eso no quiera decir que éstas hayan quedado plenamente satisfechas. Se trata de la Ley de Asilo y Protección Subsidiaria que fue ayer aprobada con los votos del PSOE, PP, CiU, PNV, CC, UPN y UPyD, que sumaron 338 votos, frente a los seis noes de ERC, IU, ICV y Nafarroa Bai y las dos abstenciones del BNG.

Los elementos positivos que resaltan los defensores del texto son los siguientes: garantiza la presencia del Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR) en todo el proceso de solicitud, así como de las ONG especializadas; incluye como motivos para pedir asilo la persecución por razón de identidad y orientación sexual; cita expresamente este derecho para los niños, los discapacitados o cualquier persona especialmente vulnerable; establece un procedimiento de urgencia con las mismas garantías y, en caso de denegación del asilo, ACNUR puede hacer un segundo informe; además, contempla el reagrupamiento familiar para los asilados.

Los extranjeros no podrán hacer ya sus solicitudes en las embajadas

Pero la crítica que formularon los grupos de izquierda, en voz del diputado de ERC Joan Tardà, fue muy severa, sobre todo porque el texto no establece la obligatoriedad sino sólo "la posibilidad" de que se pueda pedir el asilo directamente en embajadas y consulados, cosa que, hasta ahora, sí podía hacerse, aunque ello no garantizara que fuera concedido. Ahora, deberán viajar a España. Además, la ley excluye a los ciudadanos de la Europa comunitaria como peticionarios, "como si en países europeos no existiera persecución por razón de raza y orientación sexual", denunció Tardà.

Asimismo, no podrán acceder a la condición de refugiado aquellas personas sobre las que existan "motivos fundados" de que hayan podido cometer algún delito contemplado en el Código Penal español. Y algo más genérico: "Se denegará el derecho de asilo a las personas que constituyan, por razones fundadas, un peligro para la seguridad de España". El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, declaró que la ley "es ahora mejor de como salió del Consejo de Ministros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de junio de 2009