Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno recorta el gasto en 900 millones para contener el déficit

El Ejecutivo no cubrirá este año las vacantes de funcionarios

La magnitud de la crisis ha impactado de lleno en las arcas públicas. Por ello, la Generalitat ha puesto en marcha un plan de ahorro para contener el déficit, que el año pasado alcanzó los 4.862 millones de euros, lo cual equivale al 2,38% del PIB. El Gobierno catalán reducirá en 900 millones sus gastos. Lo articulará con un paquete que incluye una rebaja de 850 millones en el presupuesto del conjunto de los departamentos y un recorte de 50 millones en los gastos de personal, de modo que este año no se cubrirá ninguna vacante de funcionario.

De los 850 millones que dejarán de gastar los departamentos, 600 millones provienen de una rebaja del 12,5% del presupuesto "ajustable", es decir, sobre los gastos en los que la Generalitat tiene margen de maniobra. Por ejemplo, el Ejecutivo puede frenar la adjudicación de una obra, pero no puede pagar menos a los maestros. Los gastos sobre los que se puede actuar suman unos 4.700 millones de euros. El ahorro respecto al presupuesto global, de 37.000 millones, es del 2,5%.

El consejero de Economía, Antoni Castells, explicó que de esta cantidad, 383 millones corresponden a partidas que se congelarán y que se retomarán si la crisis amaina o hay un acuerdo para la financiación autonómica. Los 467 millones restantes sí son reducciones presupuestarias, que se reparten por departamentos.

La consejería que más notará el tijeretazo es la de Política Territorial y Obras Públicas, que deberá recortar sus gastos en 284,6 millones. Le siguen las de Salud (91,5 millones) y Educación (86,5 millones). Uno de los recortes ya está claro: el Gobierno se dejará 100 millones menos en la línea 9 del metro y lo justifica aduciendo que en 2008 se ejecutaron 257 millones más de los previstos.

No se tocará dinero para conciertos, innovación, la renta mínima de inserción, las transferencias a ayuntamientos y la financiación de las universidades. Los departamentos deberán comunicar con rapidez qué partidas recortarán. Hasta que lo hagan, Economía mantendrá congelados los créditos para su gasto ordinario.

Castells y los sindicatos mantienen, además, un rifirrafe a propósito de los ajustes de personal. El consejero negó cualquier despido, pero los sindicatos dicen que no se renovarán unos 1.000 contratos temporales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de junio de 2009