Entrevista:SERGIO RAMOS | Defensa derecho de la selección española | Copa Confederaciones 2009

"En el campo no tengo nada de torero, soy un currante"

En el estreno de la Copa Confederaciones contra Nueva Zelanda, Sergio Ramos (Sevilla, 23 años) se convirtió en el futbolista más joven en alcanzar los 50 partidos con la selección española. Pero no tiene claro que vaya a repetir hoy contra Irak (Telecinco, 16.00; Suráfrica-Nueva Zelanda, 20.30), por aquello de que Vicente del Bosque quiere dar minutos a todos. Es uno de los intocables del equipo que hizo historia en Viena, ganando la Eurocopa, y persigue seguir haciéndola en Johanesburgo por mucho que venga de un curso nefasto con el Madrid.

Pregunta. Usted es el jugador más joven en alcanzar 50 partidos con La Roja. ¿Qué sensación le produce?

Respuesta. Un dato importante. Estas cosas te invitan a seguir mejorando y aprendiendo. Es una alegría tremenda haber alcanzado una cifra tan bonita y haberlo podido celebrar con una victoria como la que logramos. Lo de la edad es consecuencia de que confiaron en mí siendo muy joven, nada más.

"Luis me gritaba que dejase de hacer 'la mangoneta', pasarme la pelota por detrás"
"Si además de ser del Madrid te gusta el fútbol, ¿cómo no disfrutar con el Barça?"
"Llega un momento en que debes asumir responsabilidades, dar un paso adelante"
"Empiezo a ser ejemplo para otros. Pero mi madurez está por llegar"
Más información
Suráfrica, loca por Torres
"Somos el toque"
Marchena: "Esperamos un partido totalmente diferente"
Villa resuelve un ejercicio paciente

P. ¿Recuerda su primer encuentro?

R. El primero, amistoso, fue contra China, el 26 de marzo de 2005. Luego, frente a Serbia, fue el primero oficial. Y en San Marino, el día que Fernando [Torres] marcó su primer triplete, metí mi primer gol. Marqué dos aquel día. Fueron momentos inolvidables.

P. Básicamente, ¿en qué ha cambiado desde entonces?

R. Sigo siendo la misma persona: un niño con una ilusión tremenda por ser futbolista y que trata de aprender cada día para seguir disfrutando de esto. Te formas, aprendes e intentas seguir aportando cosas tanto en la selección como en el Madrid.

P. ¿Qué ha aprendido?

R. Mucho. De todos los partidos se aprende. En los entrenamientos se corrigen fallos cada día. Procuro hacer bien mi trabajo en la defensa y después aportar en el ataque. Pero lo primero es defender. Para un defensa, es lo prioritario.

P. De los 50 partidos que ha disputado, ¿con cuál se queda?

R. Con la final de Viena, indiscutiblemente. Después de tanto tiempo esperando, nuestra afición se merecía una noche como aquélla. Nosotros tuvimos la suerte que otros no tuvieron para conseguirlo. Ese partido es el mejor, sin duda.

P. ¿Y el peor?

R. Los peores se olvidan rápidamente. No soy de dar muchas vueltas al pasado. Prefiero vivir el presente mirando al futuro.

P. Pues en Neustift [Austria], durante la concentración, costó verle sonreír, con lo que usted es para eso...

R. Son etapas que debe pasar un futbolista. No la disfruté como debía. Es cierto que, cuando no empiezas jugando como quieres, cuesta sacar la sonrisa. Pero terminó bien, que era de lo que se trataba.

P. ¿Le daba mucha caña Luis Aragonés?

R. Sí, me exigía, pero yo creo que eso era positivo. Si me exigía es porque estaba seguro de que podía dar lo que pedía. Pero sí me daba, sí, [ríe]. Luis me gritaba: "Déjate de hacer la mangoneta, hombre". Le tengo mucho cariño a Luis y siempre voy a estarle agradecido por lo mucho que me enseñó.

P.

¿La mangoneta?

R. Le llamaba la mangoneta a eso de pasarme la pelota por detrás. Para mí, era un recurso, pero a él no le gustaba nada. Siempre decía que lo primero era lo primero y que lo primero era defender. Y que, cuando pasara la línea del medio campo, ya podía inventar.

P. Central, lateral... ¿Es ya historia ese debate?

R. Llevo dos años y creo que me he adaptado perfectamente a la posición de lateral. Es un puesto en el que te suele tocar bailar con la más fea, con los jugadores más rápidos y desequilibrantes.

P. ¿Hay algún futbolista que haga más cosas que usted para celebrar un gol?

R. Tengo muchas supersticiones y me gusta llevarlas a cabo cuando las cosas salen bien.

P. ¿Y qué tiene usted de torero?

R. En el campo, nada. Soy un currante.

P. ¿Es verdad que de pequeño le llamaban Schuster?

R. Sí. Era uno de mis ídolos. Me gustaban también Redondo, Pablo, Javi Navarro...

P. Con Pablo y Javi Navarro llegó a jugar...

R. Y aprendí lo que no está escrito. La manera de ver el fútbol, sobre todo. De ellos aprendí la contundencia que se necesita para ser defensa y que para un chaval es fundamental.

P. ¿Es de los que piensa que para ser defensa hay que ser más valiente que para ser delantero porque el riesgo que asumes en cada acción es mayor?

R. Todo tiene su riesgo. Es verdad que un fallo se nota más en el defensa porque el delantero siempre tiene otra ocasión de meter el gol mientras que un error atrás puede condenar al equipo. Pero debes vivir con ese riesgo. A los defensas les toca siempre el lado más difícil.

P. Para difícil, el año del Madrid...

R. Este año ha habido mucho alboroto. Ha llegado el orden y eso es lo principal. Al final, afecta todo. Nosotros no hicimos muy bien las cosas, pero los periodos de inestabilidad institucional no ayudan nada. Las cosas no han salido como habríamos querido, pero se empieza de cero, con un gran proyecto y un gran presidente.

P. ¿De verdad vale Cristiano Ronaldo tanto dinero?

R. Es un gran jugador y los precios los pone el mercado. Yo lo único que sé es que es muy bueno. Esperemos que con los refuerzos que están llegando podamos discutir las competiciones al Barcelona.

P. ¿El 2-6 fue el peor momento de su vida deportiva o los hubo aún peores?

R. Deportivamente, fue el peor día de mi vida. Fue un meneo y, como madridista, duele. Nos jugábamos la Liga, la temporada. Y, si no fue el peor, fue uno de ellos. Hay que reconocer que el Barcelona estuvo por encima.

P. ¿Qué sintió viendo la final de la Champions?

R. Siempre he dicho que, ante todo, soy español. Así que me alegré de que el Barcelona ganará la Copa de Europa. Antes que un equipo italiano, inglés o de cualquier sitio, prefiero siempre que gane uno español, por supuesto. Además, tengo amigos que juegan en el Barça.

P. Siendo jugador del Madrid, ¿se puede disfrutar viendo jugar al Barcelona?

R. Sí, siempre que, además de ser del Madrid, te gusta el fútbol. ¿Cómo no vas a disfrutar? El Barça ha jugado muy bonito.

P. Con 23 años y 50 partidos en la selección, ¿a qué aspira?

R. A seguir disfrutando, a seguir trabajando, a seguir aprendiendo, a seguir ganando títulos.

P. Dice Casillas que ha madurado mucho en los últimos tres años. ¿Es cierto?

R. Llega un momento en que debes asumir responsabilidades. Llevo cuatro años en el Madrid y 50 partidos en la selección y llega el momento de dar un paso adelante. Empiezas a ser ejemplo para otros compañeros porque llevas muchos años y muchos partidos y debes asumirlo. Gracias a Dios, como le he dicho, he aprendido mucho de gente como Pablo, Javi Navarro, Iker, Xavi..., y la experiencia te compromete a ello. Pero mi madurez está por llegar.

Sergio Ramos, durante el entrenamiento de ayer de la selección española.
Sergio Ramos, durante el entrenamiento de ayer de la selección española.ASSOCIATED PRESS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS