Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Compromís exige conocer la investigación del Servef

Economía calla ante la denuncia de comisiones ilegales

El grupo parlamentario de Compromís solicitará en la Comisión de Economía de las Cortes Valencianas que comparezcan los responsables del Servicio Valenciano de Empleo y Formación (Servef) para dar cuenta de sus investigaciones tras la denuncia de un empresario que afirma que se pagaban comisiones a cambio de la concesión de cursos para parados.

La oposición reaccionó ayer con indignación ante la publicación en EL PAÍS de la existencia de una denuncia que afirma que entre 1998 y 2002 una decena de empresas pagaron una comisión del 15% a cambio de la adjudicación de cursos de formación para parados. Una denuncia que la secretaria general del Servef, Pilar Máñez, se comprometió a investigar a primeros de año y cuyo resultado se desconoce.

Luna (PSPV): "El Consell tiene la corrupción como seña de identidad"

La indignación de la oposición contrastó con el absoluto mutismo de la Generalitat y el Partido Popular, que optaron por ignorar el asunto. Y ello, pese a que el denunciante afirma que la supuesta recaudación de las comisiones se hacían en nombre del PP.

"Mañana mismo [por hoy] registraré una petición en la comisión de Economía de las Cortes para que la secretaria general del Servef, Pilar Mañez, venga a la Cámara a dar explicaciones", afirmó ayer la diputada de Compromís Mireia Mollà.

"No teníamos conocimiento de este asunto, pero no nos sorprende porque está en la línea de lo que venimos denunciando hace tiempo", prosiguió Mollà, "el oscurantismo ha dado lugar a que tengamos un presidente imputado porque el PP juega sucio en la gestión del dinero público".

"Vamos a insistir en todos estos temas y a reclamar que se nos facilite la información que hemos solicitado sobre cuestiones como los contratos menores", insistió Mollà.

Por su parte, el portavoz del Grupo Socialista, Ángel Luna, dijo que la denuncia sobre el cobro ilegal de comisiones a cambio de cursos de formación vuelve a poner de manifiesto que "el Consell tiene la corrupción como seña de identidad".

"Cuando el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, no se recata y se trae amigos de Madrid para construir un entramado de empresas ¿por qué no se va a hacer lo mismo a otros niveles?", argumentó Luna. "Es un comportamiento que se extiende. Ahí están los amigos del consejero de Gobernación, Serafín Castellano; la familia de Cotino o la fiesta sorpresa que le dieron varios adjudicatarios de la Generalitat al director general de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV), Pedro García, en Marrakech", prosiguió el socialista, que insistió en que todos estos casos son posibles por el régimen de opacidad.

"Es tan grave la situación que hay que recurrir a la vía penal para que un juez pueda levantar el manto de la corrupción", señaló Luna, cuyo partido se ha personado como acusación particular en el sumario que instruye el Tribunal Superior de Justicia contra Camps por un presunto delito de cohecho.

Según la denuncia presentada, que también se ha formalizado ante la Agencia Tributaria de Valencia, más de 10 empresas de formación abonaron entre 1998 y 2002 cantidades que podrían sumar un total de tres millones de euros a cambio de la concesión de cursos para parados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de junio de 2009