Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Asamblea bendice la gestión privada de los hospitales públicos

La mayoría absoluta del PP permite aprobar el dictamen de la comisión de sanidad

La apuesta del Gobierno de Aguirre en materia sanitaria está clara: más colaboración entre el sector público y el privado. Y por si no hubiera dado suficientes muestras de ello -siete nuevos hospitales de gestión mixta, uno enteramente privado y cuatro prometidos que también serán administrados por empresas-, la Asamblea de Madrid aprobó ayer las conclusiones de la comisión de estudio de la sanidad que llevó a 73 comparecientes a la cámara entre los meses de noviembre y marzo.

Un texto de dos páginas y media que compendia una entusiasta defensa del modelo privatizador: "La colaboración público privada", rezan las conclusiones, "no sólo ha facilitado la financiación de la construcción de infraestructuras hospitalarias, sino también una oportunidad para aplicar las mejores prácticas de gestión sanitaria y un régimen de incentivos para mejorar la equidad, la calidad y la eficiencia en la gestión". En resumen, que lo privado funciona mejor.

El Consejo de Gobierno da luz verde a la ley de libre elección de médico

El texto, que se aprobó ayer por 63 votos a favor (los del Partido Popular, con mayoría absoluta en la cámara) y 53 (los del grupo socialista e IU) en contra, insiste en la "honda tradición en la aplicación de formas de colaboración público-privada en el ámbito sanitario" en España. Cita el mutualismo, las entidades colaboradoras y los conciertos y convenios con gestores privados que utilizan "comunidades autónomas como Andalucía o Cataluña". Todas, subraya, "con independencia del color político de los partidos que las gobiernan, acuden a formas de gestión en colaboración con organizaciones o entidades de naturaleza privada".

El texto original de los populares incluía la creación de una comisión permanente no legislativa para evaluar la calidad de los hospitales madrileños. Los gerentes de los centros estarían obligados a comparecer para dar cuenta de la marcha de su gestión, una idea que compartían los socialistas. Finalmente, ese punto fue eliminado. Los grupos de la oposición defendieron ayer sus votos particulares. El socialista propuso un "nuevo pacto social" que rompa "la actual dinámica del Gobierno de Aguirre de opacidad y de la sanidad como una oportunidad de negocio", afirmó la portavoz, Maru Menéndez. IU defendió un "modelo público en su totalidad" y la creación de un observatorio independiente.

Por otro lado, el Consejo de Gobierno aprobó ayer el anteproyecto de la ley de libre elección de médico, que incluye el área única sanitaria, y lo remitió al Consejo Económico y Social (CES) para que elabore su informe. Después volverá a la Asamblea para seguir la tramitación. Así lo explicó el vicepresidente del Ejecutivo regional, Ignacio González, quien precisó que la nueva ley tendrá su desarrollo reglamentario en un plazo máximo de tres meses tras su aprobación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de junio de 2009