Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ISABELLE GRAESSLÉ | Teóloga calvinista

"La Iglesia católica ha roto con la tradición de tolerancia"

Isabelle Graesslé, autora de numerosos libros sobre Calvino y la reforma, ha sido la primera mujer en ocupar el puesto de moderadora de la Compañía de Pastores. Esta venerable institución, creada por el propio Calvino, ocupa un lugar central en Ginebra, ciudad conocida como "la Roma protestante".

Pregunta. Juan Calvino es poco conocido por los lectores españoles. ¿Quién fue Calvino?

Respuesta. Fue un teólogo francés nacido en 1509 que perteneció a lo que podríamos definir como segunda generación de la reforma.

P. ¿Cómo explica usted lo que significó Juan Calvino?

R. Representa una vuelta a los valores fundamentales de la fe, basada en la lectura individual de la Biblia y en una profunda simplificación de la religión. A los 27 años, en 1536, publicó su obra capital, Institución de la religión cristiana. El libro fue un best seller entre los intelectuales de la época, aunque sólo el 1% de la población sabía leer.

"La virginidad de María para nosotros es irrelevante y anecdótica"

P. ¿Cuáles son las principales diferencias entre la Iglesia católica y ustedes?

R. La diferencia fundamental es que no hay ningún intermediario entre Dios y el ser humano. La estructura de la Iglesia católica es piramidal, con el Papa en la cima, obispos, sacerdotes y el pueblo. Nosotros creemos que todos somos iguales, y funcionamos como una especie de asamblea. Nos parecemos bastante a una democracia parlamentaria.

P. ¿Y los sacramentos?

R. La Iglesia católica reconoce siete, nosotros sólo dos. Son el bautismo y la eucaristía. Para explicarlo simplemente, creemos que son los dos momentos capitales en la vida de Jesús: su comienzo y su fin.

P. ¿Qué hay de la virginidad de María?

R. Para nosotros es irrelevante y anecdótica. Ni la negamos ni la afirmamos. De hecho, según los evangelios griegos originales, María es definida como partenós, que quiere decir doncella o muchacha. ¡De eso no se deduce que fuera virgen!

P. ¿Qué hay de cierto en la relación entre el origen del capitalismo y la ética protestante?

R. Max Weber asocia el calvinismo al origen del capitalismo pues nosotros creemos que no "merecemos" la salvación, pero ello no justifica que nos quedemos de brazos cruzados. Hay una noción de esfuerzo y trabajo sumado a un agudo sentido de la responsabilidad que son muy propios del protestantismo. De hecho, Calvino puede ser considerado el padre de la economía moderna al permitir los préstamos, algo que hasta entonces sólo podían hacer los judíos.

P. ¿Podemos profundizar un poco en el pensamiento político de Calvino?

R. El elemento central es que cree firmemente en una separación estricta entre Iglesia y Estado. Un pensamiento muy moderno para su época.

P. ¿Cómo se llevan los protestantes con la Iglesia católica?

R. Son tiempos muy duros. Vivimos la edad de hielo del ecumenismo. En tiempos del Concilio Vaticano II y del papa Juan XXIII se vivió su edad de oro; pero la jerarquía actual, que ya estaba presente en tiempos de Juan Pablo II, ha roto de manera radical con esa tradición de tolerancia. No hay que olvidar que el papa Ratzinger era prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe en tiempos de Wojtyla.

P. ¿Necesita el islam una reforma?

R. Como representante de mi Iglesia no quiero ni puedo pronunciarme sobre otra religión. Pero como teóloga puedo decir que en el islam ha habido grandes reformadores y progresistas. El problema es que no fueron escuchados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de junio de 2009