Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EUROPEAS | Holanda

Ascenso de la derecha populista de Wilders

El Partido para la Libertad, el segundo más votado en los comicios de Holanda según los primeros datos

La derecha populista holandesa del Partido para la Libertad, liderado por Geert Wilders, el político más famoso del país, se perfilaba anoche como el segundo partido más votado en unos comicios más centrados en esbozar el futuro mapa político nacional que en debatir el de la UE. Los sondeos efectuados a pie de urna al cierre de los colegios electorales le daban al grupo cuatro europarlamentarios.

Según esos mismos sondeos, la Democracia Cristiana (CDA) y la Social democracia (PvdA), que forman la actual coalición gobernante, obtendrían cinco y cuatro escaños, respectivamente. Pero el discurso nacionalista del nuevo populismo de derecha parece haber calado en unos electores más preocupados por la llegada de trabajadores polacos a Holanda que por el Tratado de Lisboa. Es más, era la primera vez que Wilders acudía a unas europeas, y ya ha pedido la abolición del propio Parlamento Europeo. Según los mismos sondeos, un 40% de los 13 millones de electores escogieron a los 25 diputados europeos que le corresponderán al país.

La participación se quedó en el 40% de los 13 millones de electores

Sin incidentes, con algo de lluvia y la aparente falta de entusiasmo que ha marcado la campaña, la jornada de ayer estuvo marcada por otros dos detalles singulares. Holanda es el único país de la UE que avanza sus resultados, calificados por las autoridades de "provisionales" sin esperar al próximo domingo, como el resto de los socios comunitarios. Fue también la primera vez, desde 1999, en que se votó con ayuda de un lápiz rojo. No hubo ordenadores por considerase que no garantizaban la privacidad del elector. Ello retrasó a su vez el recuento final, realizado a mano. Las mismas estimaciones que subrayaban el empuje de Wilders daban dos escaños a los socialistas radicales (SP), partidarios de ampliar la UE sólo a base de referendos. Los liberales de izquierda (D66), reconocidos europeístas, habrían logrado hacerse con tres eurodiputados. Los liberales de derecha (VVD) obtuvieron también tres. Y los Verdes (Groen Links) dos; igual que los calvinistas (Christen Unie).

Que la búsqueda de soluciones comunitarias a la crisis financiera apenas apareciera en los discursos de los partidos, y sí surgiera el temor a la inmigración laboral interna, no debe atribuirse sólo al tirón popular de Wilders.

A pocos ha sorprendido el ascenso de Wilders, que ha sido objeto durante esta larga campaña electoral de las críticas de todos sus adversarios.A excepción de democristianos y liberales de derecha, los demás partidos dejaron claro que no pensaban colaborar en ningún Gobierno de coalición con él. Teniendo en cuenta que las elecciones legislativas holandesas están previstas para 2011, una proclama de esta índole resultaba curiosa.

Por su parte, el jefe de la campaña electoral del partido calvinista, Shahied Badoella, no se extrañó de los primeros resultados de anoche. "A pesar del no en el referéndum por la Constitución europea en 2005, los grandes partidos nacionales han evitado el debate sobre Europa. Por eso, sigue hablándose de Turquía. Estamos donde nos quedamos", manifestó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de junio de 2009