La Inspección avala el libro de Ciudadanía impugnado

Rechaza que el manual recurrido ante el TSJA adoctrine

La Inspección Educativa de Huelva no avala que el hijo de una familia de Bollullos Par del Condado deje de asistir a Educación para la Ciudadanía. Los padres, Manuel Flores y Dolores Cano, solicitaban que el chico estuviera exento al entender que el manual utilizado es adoctrinador. La Inspección Educativa rechazó el 29 de mayo que en el libro de la editorial Mc Graw Hill exista ese supuesto adoctrinamiento. "Cumple con los debidos requisitos de la neutralidad ideológica", concluye el informe de la Inspección.

Esta familia onubense es la misma que logró por primera vez que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) les permitiera que su hijo fuera objetor y no recibiera esta asignatura. El Tribunal Supremo corrigió luego al TSJA, aunque dejó abierta la puerta a la impugnación de determinados contenidos.

Los padres dicen que el libro "acaba defendiendo la homosexualidad"

Y eso es lo que han hecho ahora estos padres de Bollullos. Pese al rechazo de la Inspección Educativa han decidido acudir otra vez al TSJA. Y la misma sala tercera que les permitió objetar en su día, ahora ha admitido a trámite su recurso contra el manual de Mc Graw Hill.

El libro consta de 18 unidades y en la queja interpuesta ante la Consejería de Educación se protesta por 11 capítulos. Dice esta familia, por ejemplo, que en la unidad tercera se "acaba defendiendo ampliamente la homosexualidad, en este caso como una inclinación genética". La Inspección replica que el texto en el que se aborda este asunto es "meramente informativo" por lo que se rechaza que haya "adhesión o defensa de la homosexualidad".

La familia también argumenta que en el capítulo octavo se "utiliza como pretexto la irrenunciable igualdad de derechos entre el hombre y la mujer para proyectar la ideología de género, la cual no compartimos en absoluto, pues la igualdad no debe oscurecer la diferente función natural, emocional y sexual que caracteriza la diferencia hombre-mujer". La Inspección replica que la igualdad entre los dos géneros "no sólo no es ningún pretexto sino que es un valor fundamental de nuestra sociedad, de conocimiento y respeto obligado por todos".

Estos padres también alegan que el capítulo 11 "defiende un determinado tipo de política económica y fiscal de carácter socialista". Y argumentan que en esa unidad se incide en "políticas demagógicas de política tributaria". Lo que se afirma en el manual es que "desde el punto de vista de la justicia social, los impuestos directos y progresivos son mucho más justos que los indirectos y proporcionales", ya que en el último caso todos pagan lo mismo al margen de su renta.

También protesta esta familia porque en la unidad 13 -dedicada al medio ambiente- se "introduce una ética ambiental entre naturista y panteísta". La Inspección responde que, sin una argumentación mínima, esta queja "resulta inexplicable, absolutamente desproporcionada y alejada de la realidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 05 de junio de 2009.

Lo más visto en...

Top 50