La magia de las marionetas

El Centro Internacional del Títere de Tolosa invitará a recorrer sus contenidos como si fuera un juego

La magia de las marionetas se siente ya en las tripas del antiguo Palacio de Justicia de Tolosa. Los obreros trabajan a toda marcha para abrir allí el Centro Internacional del Títere el próximo noviembre, coincidiendo con el 27º Titirijai. El centro, bautizado TOPic, será un espacio integral, donde convivan la exposición, las actividades divulgativas, la conservación y la formación de manera interactiva. Por eso, a la hora de realizar el proyecto museográfico, el arquitecto catalán Dani Freixes ha huido del concepto tradicional de museo entendido como escaparate y ha ideado lo que llama la casa de los títeres, "una suma de almacén, taller, laboratorio y gran archivo" que despierte la imaginación de niños y mayores e invite al juego.

Similar a un escenario, huye del concepto tradicional de museo

La mascota Mariona recibirá al público, que se adentrará luego en la Sala de control, donde se hablará de geografía y tradiciones; es decir, de dónde están todos los títeres que conocemos y a qué tradiciones responden, según explicó ayer Freixes durante una visita a las obras. Tanto en esta sala como en el resto del centro, las producciones audiovisuales tendrán gran importancia.

Pero las marionetas de cuerpo presente, en sus diferentes condiciones (bueno, malo, héroe, villano....) y técnicas (varilla, guante...), serán las verdaderas protagonistas, como se podrá comprobar en La galería de los personajes y en El taller.

Con una escenografía cercana al concepto de plató o escenario, salpicada de cajas, teatrillos, atrezo, espejos y sábanas, la casa de los títeres reservará un hueco a los titiriteros y otro a las historias a las que dan vida con sus muñecos.

El museo quiere ser un lugar vivo. Habrá muestras temporales, pero la propia exposición permanente será un espacio cambiante, que se renovará con frecuencia para aportar diferentes miradas de la colección de TOPic, cuyos fondos superan las 1.400 marionetas. "Será un espacio irrepetible", que se distinguirá desde la propia fachada del centro, donde no faltará una sala para espectáculos y una biblioteca, defendió Freixes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 04 de junio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50