Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jude Law quiere ser algo más que guapo

El actor más 'sexy', en 2004, vuelve al teatro con 'Hamlet'

Jude Law vuelve al teatro en el West End londinense con el Hamlet de Shakespeare tras siete años de ausencia. Muchas cosas le han ocurrido en ese tiempo al actor británico cuya carrera se asemeja a la obra del bardo. A sus 36 años Law sabe algo de sufrimiento. Se divorció de su primera esposa, Sadie Frost, en medio de fuertes disputas legales por la custodia de sus tres hijos, y luego su prometida, Sienna Miller, canceló la boda porque la engañó con una niñera.

También se resintió su carrera. Si en 2002 su talento se comparaba con el de Lawrence Olivier y Michael Caine, en 2005 era el hazmerreír en los Oscar cuando Chris Rock dijo eso de "quieres a Tom Cruise y lo único que consigues es a Jude Law".

Sin desestimar sus méritos artísticos, la carrera de Law se ha quedado desde hace años como el mejor ejemplo de lo que no hay que hacer cuando se llega a Hollywood. Contra la borrachera de proyectos que acompaña ese momento de "ha nacido una estrella", está la sobriedad con la que uno debe tomárselo. Law estrenó seis largometrajes en 2004. Sus escándalos de faldas no hicieron más que aumentar su presencia en la prensa rosa, mientras que su prestigio como intérprete se iba deteriorando con malas elecciones. De ahí que ahora su regreso al teatro está acompañado del afilar de las espadas de la crítica.

Eso sí, al margen de su popularidad como actor o el respeto que pueda tener entre sus compañeros, Jude Law fue elegido, en 2004, el hombre más sexy del año, según la revista People. Y este año, según los diseñadores, es el hombre con más estilo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de junio de 2009