Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Granada se queda sin el legado de José Guerrero

Granada se queda sin las obras del pintor José Guerrero (1914- 1991), uno de los mayores representantes del expresionismo abstracto. La marcha del legado del pintor granadino a un sótano en Madrid se confirma. Terminan así casi 10 años de relación entre la ciudad y el artista. El centro de arte que lleva su nombre, adscrito a la diputación, se abrió en 2000 en el corazón del barrio árabe de Granada.

La diputada de Cultura de Granada, María Asunción Pérez Cotarelo, reconoció ayer que Jorge López, jefe de área de la diputación, recibió por la tarde un mensaje de texto en su teléfono móvil en el que los abogados de la familia del pintor daban por rota la negociación y negaban cualquier posibilidad de solución.

"En las últimas semanas la negociación ha seguido abierta, aunque se ha realizado en silencio y con máxima discreción. Finalmente les ofrecimos todo lo que pedían. Aceptamos la creación de una fundación José Guerrero. Lo aceptamos todo. Han empleado esta historia como excusa porque su interés personal estaba en llevarse la obra de Granada", explicó Pérez Cotarelo.

Horas antes, el presidente de la Diputación de Granada, el socialista Antonio Martínez Caler, intentó a la desesperada frenar la salida de las obras de Guerrero de la ciudad. Durante una conferencia de prensa, Martínez Caler dio una vez más marcha atrás y aseguró "estar dispuesto a relegar" la idea de la creación de la Fundación Granadina de Arte Contemporáneo, que ha sido el foco principal de la disputa entre la familia y la institución.

"A cambio, tendrán que cumplir su promesa de donar la obra a la provincia", explicó, convencido de que los herederos ya se comprometieron a ello cuando hace 10 años negociaron con la diputación la exposición de la obra de su padre. Hace unas semanas se refirió a los hijos del artista, Lisa y Tony Guerrero, como "aristócratas" de los que no estaba dispuesto a sufrir ninguna "humillación soberbia".

Este diario intentó ayer, sin éxito, contactar con Lisa Guerrero para que diera su versión de la negociación. La familia mantiene la postura que hizo pública en el comunicado en el que explicaban que la diputación había "incumplido sus compromisos después de 10 años de arraigo del centro en la ciudad". "La obra de nuestro padre no se expone como debe y se ha abandonado la apertura a los jóvenes creadores. No es así como mi padre pidió que se hicieran las cosas", argumentó Lisa Guerrero. Un almacén de Madrid espera ahora los 40 óleos y 20 dibujos del artista, que hasta ahora han permanecido en Granada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de mayo de 2009