Toda la familia al Parlamento

Esposas, hijos, cuñados y primos de conocidos políticos y sindicalistas argentinos proliferan en las listas electorales para las legislativas de junio

Las listas electorales argentinas suelen presentar una característica sorprendente: la cantidad de parejas, marido y mujer, y todo tipo de familiares, hermanos, cuñados, primos, que se dedican a la política al mismo tiempo, generalmente en el mismo partido. Es frecuente, por ejemplo, que las esposas de los gobernadores de las provincias (ninguna mujer ocupa ese importante cargo en Argentina) sean miembros de los gobiernos provinciales o que accedan a puestos relevantes en los Parlamentos o fundaciones regionales, que manejan grandes presupuestos. En las elecciones legislativas del próximo 28 de junio hay 12 casos, como mínimo, de candidatos que son esposas, hijos, hermanos de personajes políticos o sindicales en ejercicio.

El gran precedente es Perón, que promovió a sus dos mujeres a la política

La más conocida es, quizás, Sandra Mendoza, esposa del gobernador de Chaco, que fue ministra de Salud de su región cuando se extendió la epidemia de dengue y que se hizo famosa recientemente a cuenta de su fuerte carácter: indignada con la sugerencia de que presentara la dimisión, estrelló su coche contra otros varios estacionados en el aparcamiento oficial. Finalmente, su marido ha logrado convencerla para que abandone el ministerio, pero le ha encontrado rápidamente otro magnífico acomodo político: diputada nacional.

Su caso es el más comentado, pero hay otros muchos en las listas electorales. Por ejemplo, Malena Galmarini, esposa de Sergio Massa, jefe de Gabinete de la Presidenta; Blanca Blanco, cónyuge del gobernador de Santa Cruz, o Alejandra Vigo, mujer del gobernador de Córdoba. María Elena Chaves, compañera del dirigente peronista de la oposición Felipe Solá, se retiró en el último minuto, pero no así la esposa del dirigente piquetero Luis d'Elia, que es candidata, al igual que María Barrionuevo, hermana del sindicalista disidente Luis Barrionuevo.

El caso más famoso podría ser el del matrimonio Kirchner. El marido, Néstor, fue presidente de la República, cargo que ahora ocupa su esposa, Cristina, y ahora vuelve a ser candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, los Kirchner no son paradigmáticos, porque en este caso fue ella quien abrió el camino en la política, donde fue conocida antes que él. Más evidente parece el caso de Alicia Kirchner, que ha hecho toda su carrera a la sombra de su hermano y que en la actualidad es ministra de Desarrollo Social de la nación.

"Yo diría que en Argentina el gran precedente es el general Perón que promovió a sus dos mujeres, Eva e Isabel, a la política", explica Manuel Mora y Araujo, especialista en comunicación política. Mora admite que la presencia de las mujeres en política, a través de relaciones familiares, es un rasgo casi cultural. "Culturalmente las mujeres tienen la misma vocación política que ellos, la misma motivación por el poder, y que cuando el marido alcanza un puesto político, consideran que es más fácil lanzar una carrera propia". Por supuesto, en el mismo grupo político, y ocupando rápidamente cargos relevantes. Como Chiche Duhalde (Hilda Beatriz González) esposa del ex presidente Eduardo Duhalde, senadora y una de los políticos más influyentes del peronismo.

"A veces son los maridos, políticos, los que se casan con mujeres que tienen una buena imagen pública y quienes quieren aprovecharlo para sus propias carreras", sugiere Mora. Sería el caso, por ejemplo, del gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, casado con una famosa modelo, Karina Rabolini, que tiene, además, una conocida empresa de cosméticos, y a la que, en su condición de primera dama de la provincia, ha convertido en presidenta ad honórem de la Fundación Banco Provincia. La fundación maneja un alto presupuesto social.

No son sólo mujeres o hermanas las que desarrollan en Argentina sus carreras políticas "en pareja". Hay también numerosos hermanos e hijos de políticos y sindicalistas. Pablo, un hijo de Hugo Moyano, el jefe de la poderosa central sindical peronista CGT, ocupa un importante cargo en el gremio de camioneros que controla su papá, y otros dos hermanos suyos tienen también futuro sindical. Y son famosos los hermanos Rodríguez Saá, Adolfo y Alberto, que se han sucedido como gobernadores de la pequeña provincia de San Luis.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, y su marido, Néstor Kirchner, en un acto en La Matanza.
La presidenta argentina, Cristina Fernández, y su marido, Néstor Kirchner, en un acto en La Matanza.REUTERS

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 25 de mayo de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50