Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CC OO denuncia pérdidas de derechos en la práctica de la ley de dependencia

"La aplicación de la ley de dependencia en el País Valenciano es esquizofrénica", denunció ayer Eva Hernández, secretaria de Política Social de CC OO, "porque en lugar de reconocer nuevos derechos está suponiendo una pérdida de los que ya tenían" los posibles beneficiarios. Hernández, arropada por representantes de tres federaciones del sindicato, caldeó el ambiente la víspera de la manifestación unitaria convocada hoy en Valencia por las plataformas que denuncian retrasos en la aplicación de ley estatal. "Tal como aplica la norma el Consell empeoran los derechos de los beneficiarios, las condiciones de los trabajadores sociales, el propio sistema y la red pública", dijo Hernández.

CC OO considera imprescindible que el Estado fije criterios que especifiquen las condiciones en que se puede concertar la prestación de servicios y que defina el catálogo de servicios que cubre la ley. Según los sindicalistas, el Consell incorpora al "catálogo" de servicios a financiar a través de la nueva ley prestaciones que ya ofrecía y que cubría el presupuesto de la Generalitat.

Neus Carrasco, de la Federación de Enseñanza, ilustró la situación con un caso concreto. "Un menor enfermo mental acude a un centro ocupacional. El Consell lo cataloga ahora como un centro de día. La madre debe optar entre solicitar una ayuda para pagar la mitad de su atención en el centro público, que venía recibiendo gratis, o pedir la prestación económica sin servicio, recibir 400 euros al mes y quedarse en casa con su hijo".

Hernández anunció un "seguimiento exhaustivo" del cumplimiento del convenio firmado por el Estado con la Consejería de Bienestar Social para invertir 36 millones de euros en la mejora y construcción de nuevas instalaciones para atender a personas dependientes al amparo del Plan E, las medidas extraordinarias impulsadas por el Gobierno para dinamizar la economía. Y alertó sobre el sesgo de la inversión en beneficio de residencias de mayores en detrimento de otros colectivos como discapacitados o enfermos mentales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de mayo de 2009