Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández enfría las expectativas de una fusión a corto plazo de las cajas

El futuro presidente de la BBK destaca que la prioridad es afrontar la crisis

El próximo presidente de la BBK, el abogado Mario Fernández, enfrió ayer las expectativas sobre un inmediato impulso a la fusión de las cajas vascas despertadas tras ser propuesto para suceder a Xabier de Irala. La primera y más importante tarea que deben abordar las entidades no es abordar su integración, sino ver cómo superan los efectos de la crisis financiera, que "no ha concluido ni mucho menos". Con este pronunciamiento, el ex vicelehendakari se alinea con el discurso seguido por Irala y el PNV de poner distancia con ese proyecto tras el fracaso en otoño de la fusión a dos entre la BBK y la Kutxa, que el partido mayoritario forzó para romper el bloqueo impuesto por los socialistas a la fórmula a tres con la Vital alavesa.

Fernández agradece al PSE y el PP la confianza hacia su candidatura

La edad de Fernández -65 años, a cinco de la jubilación obligatoria establecida por los estatutos de la caja vizcaína- y su experiencia como jurista en este tipo de operaciones bancarias alentaron la interpretación de que su mandato estará enfocado a culminar el viejo proyecto de la fusión. El pasado martes, tras el primer Consejo de Gobierno, el lehendakari, Patxi López animó a las tres cajas a que inicien el proceso "más pronto que tarde", pese a que ha sido el PSE quien lo ha congelado por distintos motivos desde 2005.

Todas estas circunstancias influyeron, quizás, en el deseo de Mario Fernández de bajar la música de la fusión en la entrevista concedida ayer a ETB. Apeló, en este sentido, a no generar un "debate artificial" sobre algo "accesorio", como sería en su opinión "el tiempo" en que debería realizarse la operación, y centrarse en la cuestión principal, que es la conveniencia o no de abordarla. [El secretario general de Confenask, José Guillermo Zubía, apostó ayer por una fusión "a corto plazo", argumentando que, "unidas", las tres cajas vascas ganarían capacidad de maniobra en una situación tan complicada como la actual].

Fernández, no obstante, precisó que lo "primero" es afrontar las consecuencias de la crisis, porque 2010 va a ser para el sistema bancario "peor" que el actual ejercicio. "Después de analizar todo en conjunto" llegará el momento de valorar, añadió, "si podemos distraer -en el mejor significado del término- al personal de las organizaciones con otros proyectos alternativos [la fusión]", agregó, antes de expresar su agradecimiento por las palabras de respeto y confianza con las que el PSE y el PP han acogido su candidatura. Sobre todo porque pudo existir la tentación de politizarla como consecuencia de su ideología nacionalista, "a la que no tengo ninguna intención de renunciar", puntualizó.

Contestando a las críticas dirigidas a cajas y bancos por restringir el flujo del crédito a empresas y particulares, el futuro presidente de la BBK defendió el rigor en su concesión. "Si se da créditos a todo el que aparece, al siguiente que va a tener que pedirlo va a ser la entidad como consecuencia de la morosidad". Subrayó, sin embargo, que el índice de mora de la caja vizcaína es "excepcional".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de mayo de 2009