Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El debate sobre el estado de la nación

Zapatero: "Jalean la crisis" Rajoy: "Usted es el lastre"

El cara a cara entre el presidente y el líder del PP empezó con los datos económicos y acabó en un choque personal

No hubo el menor intercambio de ideas sobre política exterior, integración de los inmigrantes, sanidad o política territorial. No se habló de corrupción. Incluso sobre la política antiterrorista, que otras veces copó el debate, se pasó ayer de puntillas. En el año 2009 el "estado de la nación" española se reduce a una cosa: el estado de su maltrecha economía. Ella centró el cara a cara entre el presidente José Luis Rodríguez Zapatero y el líder del PP, Mariano Rajoy.

Hace dos años, Zapatero se mostraba exultante con la bonanza: "Es difícil un éxito económico mayor", presumió en el debate de 2007. Ayer, afirmó que ese modelo económico, basado en el ladrillo, era un error "desequilibrante" y prometió cambiarlo. Rajoy no hizo ni una sola propuesta concreta, pero resumió el clima reinante en el hemiciclo: "Hay cuatro millones de parados, ése es el estado de la nación". Lo que sigue es un resumen del debate que mantuvieron durante tres horas, dispuesto como un diálogo aunque hablaron de forma sucesiva.

EL DIAGNÓSTICO "La economía se dio la vuelta"

Zapatero. En 2007, tras 10 años de crecimiento incesante de la construcción, el sector comenzó a desacelerarse. Lo que era muy difícil de prever es que ese ajuste se iba a acabar produciendo en las peores condiciones imaginables: coincidiendo con la peor tormenta que la economía internacional ha sufrido en los últimos 50 años. La desaceleración, que habíamos previsto, se convirtió en 2008 en un brusco estallido de la burbuja. La pérdida de empleo de los últimos meses es abrumadora.

Rajoy. Hay más de cuatro millones de personas en el paro. Éste es el estado de la nación. Hay un millón y medio de parados que no recibe ninguna prestación, que vive del aire o de su familia, si puede, porque hay un millón de familias con todos sus miembros en el paro. Y son ya 500.000 los hogares que no disponen de ningún tipo de renta. Ante estos datos, todo lo demás palidece. El déficit público va camino del 10% porque su pasmosa Administración, cuanto menos ingresa, más y peor gasta. En suma, señoría: recesión, déficit, deuda y un paro galopante. Éste es el estado de la nación.

Zapatero. Ha sido éste un año tan largo como difícil, en el que la economía se ha dado la vuelta. En el primer semestre de 2008 empezó a cambiar el viento, pero nadie podía esperar que eso fuese el preludio de la tempestad que azotó al mundo al final del verano. Todos queremos recuperar el crecimiento, lograrlo dependerá de nuestra capacidad de adelantarnos al futuro.

Rajoy. Lleva usted cinco años en el Gobierno. ¿Qué previsiones realizó? ¿Qué medidas adoptó? Mientras la economía española iba acumulando desequilibrios, usted presumía de estar en la Champions League. Mientras en España se iba fraguando nuestra crisis, usted disfrutaba de su "optimismo antropológico" y no hizo una sola reforma.

LAS PREVISIONES FALLIDAS "Hubo un mezquino cálculo electoral"

Zapatero. Es evidente que el Gobierno se ha equivocado, sucesivamente, en sus previsiones durante este último año. Es un error que comparte con los demás Gobiernos y organismos internacionales. Ha habido que atender a un ajuste fulminante, vertiginoso, y para hacerlo hemos tenido que crear instrumentos de intervención pública. Soy el primero en compartir la impaciencia, pero estamos ante la recesión más grave desde la Segunda Guerra Mundial.

Rajoy. ¿Acaso llegó todo de sorpresa? ¡Por supuesto que no! Usted sabía perfectamente lo que se nos venía a todos encima. Hubo un deliberado y mezquino cálculo electoral, un miedo pavoroso a que los españoles descubrieran la realidad y una campaña sectaria para descalificar a todo el que osara decir la verdad. Le persiguen como fantasmas sus palabras de entonces: "No hay crisis y quien lo diga es un antipatriota".

Zapatero. Cada vez que pierde unas elecciones busca una excusa. Nunca asume su responsabilidad. En marzo de 2004 fue la desgracia del 11-M, y ahora, que estábamos engañando con las previsiones. ¿Angela Merkel también engañó a los alemanes? ¿Y Francia? El señor Rajoy dice que perdió las elecciones porque yo no avisé de que iba a quebrar Lehman Brothers. ¡Por favor, un poco de seriedad!

UN NUEVO MODELO "Es nuestra oportunidad"

Zapatero. Las decisiones que adoptemos en estos meses sobre nuestro modelo de crecimiento van a ser determinantes para el futuro de nuestro país. No saldremos de la crisis sin cambios. La transformación del modelo productivo es la clave. Las crisis traen consigo oportunidades. Ésta es la nuestra y el Gobierno está resuelto a aprovecharla.

Rajoy. ¿Quién se acuerda de cada uno de sus planes, señoría? ¿De qué le sirve aferrarse a esa fantasía del Plan E? No es más que un refrito de los 11 planes que ha presentado en un año. Improvisaciones sucesivas. El resultado lo conocemos: destrucción de empleo. Su Gobierno es el que más ha gastado en esta crisis, salvo Arabia Saudí. Señor Zapatero, nosotros no somos jeques árabes... Ésta es la segunda parte del drama que vive nuestra nación: que es usted quien administra la crisis. Las excusas no le van a durar siempre, ni las cortinas de humo, ni los gestos grandilocuentes. Nada de eso crea empleo. De nada sirve que anuncie una medida cada media hora. Con algunas podemos estar de acuerdo, pero son medidas aisladas. El impuesto de sociedades: según ustedes, bajarlo era una política neoliberal...

Zapatero. Aspiramos a renovar un modelo que ha de ser sostenible en tres dimensiones clave: basado en la innovación; que favorezca el empleo estable; sostenible medioambientalmente.

Rajoy. Usted no escucha ni a sus ministros. No tiene más obsesión que mantener la cabeza fuera del agua y esperar a que escampe. Se ha convertido en el lastre principal de la economía española. Está todo el mundo acostumbrado ya a que, en su caso, el engaño sea la regla y la verdad, la excepción.

POLÍTICA DE VIVIENDA "La puntilla a la clase media"

Zapatero. Un país moderno no puede volver a permitir que se detraigan tantos recursos para la construcción. El boom inmobiliario ni siquiera ha garantizado el acceso a la vivienda a todos los ciudadanos. Más bien al contrario. En 10 años, el precio de la vivienda se ha duplicado. Hay que evitar que ocurra de nuevo. El Gobierno quiere aprovechar este momento para sentar las bases de la normalización del sector. A partir de 2011, la deducción por vivienda sólo regirá en su integridad para las rentas más bajas. La deducción por alquiler se equiparará a la de compra.

Rajoy. Entre los años 2000 y 2003 la construcción de vivienda fue el 6,7% del PIB, y cuando llegó el antiespeculador, el que estaba en contra del ladrillo, la construcción de vivienda residencial fue el 9%. Ha conseguido que las viviendas estén más caras que nunca, que a nadie le den un crédito, y ahora encima le dice a la gente que no deben poder desgravar cuando compran una vivienda.

Zapatero. Entre 2000 y 2003 la inversión en vivienda creció un 8,5%; entre 2005 y 2007, un 6,8%. En 2005 empezamos a hacer cosas para cambiar el modelo: fomentamos el alquiler y la vivienda protegida. Eso favorece la equidad, no la deducción por compra.

Rajoy. Con la normativa de vivienda que ha presentado hoy aquí usted está dándole la puntilla a la clase media española.

Zapatero. La construcción ha ayudado, y mucho, al crecimiento del país. Pero también ha originado disfunciones. El sector de la construcción debe seguir teniendo un peso importante, pero no desequilibrado y desequilibrante de la economía española, como ha ocurrido hasta ahora.

LA REFORMA LABORAL "No habrá abaratamiento del despido"

Rajoy. Todo el mundo le pide una reforma laboral, incluso sus compañeros de partido: el señor Almunia, el señor Fernández Ordóñez, hasta su premio Nobel favorito, Paul Krugman. Todos dicen que padecemos uno de los mercados de trabajo más rígidos, anquilosados e improductivos del mundo. Un mercado con un tercio de los asalariados en régimen de temporalidad que provoca lo que hemos visto: cuando se produce un parón económico, los trabajadores temporales se van a la calle.

Zapatero. Estuvieron ocho años en el Gobierno. ¿Por qué no acabaron con la temporalidad? Dice que hay que hacer una reforma laboral ¿Qué plantea? El antecedente que tenemos es el decretazo de 2002 para facilitar el despido. No, la legislación laboral no es causa, sino consecuencia. El problema es el modelo productivo. Si hay alguna propuesta para abaratar el despido o recortar derechos de los trabajadores, le digo desde aquí que no va a pasar. Yo me posiciono: no apoyo rebajar el coste del despido. Diga usted.

Rajoy. Habla del decretazo. Señor presidente, ¿quién votó en 1992 el real decreto en el que se hicieron recortes sociales? Dio lugar a dos huelgas generales. Esas medidas las votó usted. No vuelva a hablar de despido libre insinuando nada por parte de este grupo, porque no hay despido más barato que aquel que se cobra cada día 7.000 parados, que es el que está provocando usted.

EDUCACIÓN Pizarras digitales

Zapatero. El ministro de Educación está trabajando en un gran pacto en favor de la educación (...) El Gobierno va a poner en marcha el proyecto Escuela 2.0. Las aulas dispondrán de pizarras digitales, conexión inalámbrica a Internet y cada alumno tendrá su propio ordenador portátil.

Rajoy. Necesitamos una gran reforma del sistema educativo. Usted se cargó la reforma que estaba en curso y nos ha mantenido a la cabeza de Europa en fracaso escolar. Hoy ha prometido que habrá un ordenador por alumno; en 2004 prometió uno por cada dos alumnos, espero que esta vez cumpla. Me parecen muy bien las pizarras electrónicas, pero me importa más lo que se escriba en ellas. El reto es la calidad de la educación.

LUCHA CONTRA ETA "Juntos, cerca del fin"

Zapatero. Siempre hay nuevas amenazas y nunca se puede bajar la guardia. Pero debemos congratularnos de que nuestra policía actúe con tanta eficacia. ETA ha sido descabezada en cuatro ocasiones en lo que va de legislatura. No hay mejor noticia para los demócratas. Estamos más cerca del fin. Juntos, estamos más cerca del ver erradicarse la violencia terrorista.

Rajoy. No he venido aquí a hablar de terrorismo. Yo le apoyo en materia de terrorismo. Le apoyo porque ha rectificado, y le pido que haga lo mismo en materia de política económica.

JUSTICIA Menos carga de trabajo

Zapatero. Hay que incrementar la capacidad del sistema judicial y, al tiempo, reducir su carga de trabajo. Liberar a la justicia de tareas que pueden satisfacerse mejor por otras vías. Eliminar procedimientos y recursos que no sean estrictamente necesarios. El Gobierno está absolutamente empeñado en todo ello, en un marco de acuerdo con los profesionales de la justicia.

Rajoy. La reforma de la Administración de justicia es de una necesidad imperiosa. Me conformo con que cumpla usted en materia de justicia su promesa presupuestaria del año 2004.

LOS REPROCHES "¡Es mentira!"

Zapatero. Tiene usted el mismo estilo faltón de dos años atrás. En la anterior legislatura practicó una oposición de crispación, lanzando falsedades sobre la unidad de España. El eslogan era "España se rompe". Ahora es "España se hunde". Cada dato negativo es jaleado. Usted no tiene ningún interés en combatir la crisis económica, tiene interés en servirse de la crisis para ganar posiciones políticas. Esa actitud no ayuda a España. El Gobierno trata de derrotar la crisis; usted, de aprovecharse de ella. No ha hecho ni una propuesta [...] Me sorprende que haya sacado a colación la rectificación en política antiterrorista. Le insto a que no vuelva a referirse a eso.

Rajoy. Después de escuchar la intervención moderada, ecuánime, educada y presidencial del señor Zapatero, señorías, ¡me pregunto si no estoy siendo injusto con este hombre, que es una bendición para España! [...] Ha dicho algo impropio de un presidente del Gobierno: que nosotros jaleamos el paro. Yo estoy diciendo lo mismo que los autónomos, las pymes, los transportistas, la Comisión Europea, el Banco de España, Solchaga, Almunia, Fernández Ordóñez... ¿Todos ellos jalean el paro? No le acepto esa afirmación. ¡Impropia de un presidente y mentira!

Zapatero. Lo denuncio y lo mantengo: ustedes tienen un sentimiento, cada vez que hay datos negativos, de jalearlos. Su objetivo es utilizar la crisis.

Rajoy. El problema no soy yo, el problema es que hay cuatro millones de parados. A usted le trae sin cuidado. El problema es usted. El único que no tiene alternativa es usted: ha llevado a España a cuatro millones de parados. Usted no me puede hablar a mí de falsedades. El que dijo que no había atisbo de recesión, el que me llamó antipatriota...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de mayo de 2009