Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Él también es mi hijo"

280 niños aguardan una familia de acogida en centros de la Generalitat

El hijo pequeño de Irene y Miquel llegó a su casa hace un año, con ocho años de edad y una vida anterior. Miquel e Irene, con un hijo biológico de 12 años, decidieron acoger a un menor hace casi dos años. "El también es mi hijo", dice la madre. Un total de 280 niños esperan hoy en un centro de la Generalitat a ser acogidos por una familia.

Pese a que las solicitudes se han incrementado el 160%, la Generalitat realizó ayer un llamamiento a los catalanes para que se animen a acoger un menor de 18 años. A finales de 2008 había en Cataluña 704 niños acogidos en 492 familias. Respecto al número de solicitudes de familias dispuestas, había 196, 121 más que en 2007.

Ni por la acogida de urgencia -un tiempo máximo de seis meses- ni por la temporal -hasta dos años-: Miquel e Irene optaron por la acogida permanente. Tras seis meses de entrevistas y trámites, y un curso de fin de semana, conocieron a su nuevo hijo. "Pasas por un proceso similar al de la adopción, pero más corto", explica Irene. La familia del menor estaba desestructurada y no había posibilidad de que otros familiares se ocuparan de él. La pareja recogió al chico en un centro de menores.

Cataluña permite iniciar la adopción en dos países de forma simultánea

"Al principio se mostró tímido, tenía cara de mal genio, pero pronto quiso venir a dormir a casa y conocer a nuestro otro hijo". Irene cuenta que ha sido difícil y dura la relación de los dos hermanos, y la situación por el hecho de que el niño necesita información y reforzar hábitos como la higiene y el estudio. "Con tu hijo tienes un proceso de aprendizaje. Con él, no. Son niños que no viven, sino que sobreviven", subraya. ¿Angustia porque un día se irá? "No se marchará hasta que la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia crea que sus padres están preparados, eso puede ser nunca o dentro de tres años. No lo sabes. Te crea tensión, pero cuando llevas un tiempo dejas de plantearte el retorno".

La Ley de los Derechos y las Oportunidades de la Infancia y la Adolescencia, que está previsto que se apruebe antes del verano, incorporará nuevas modalidades de acogida. Por ua parte, en familias donde uno de los miembros tiene una titulación específica y recibe una prestación por ocuparse de estos menores tutelados. Otra opción es la acogida familiar permanente para niños que no quieren o no pueden ser adoptados. Además un proyecto piloto fomentará la acogida de adolescentes magrebíes que están en centros de la dirección general. Con la nueva ley también se pretende agilizar los trámites y dar garantías jurídicas a las personas que optan por la adopción nacional.

La adopción internacional continúa bajando en Cataluña. El año pasado se tramitaron 982 adopciones, de las que 156 corresponden a niños de Cataluña y 826 a niños de otros países. Para dar más oportunidades, Cataluña permite iniciar el proceso de adopción en dos países de forma simultánea, una medida que funciona en otras comunidades. También es posible iniciar un proceso internacional y otro nacional. Una vez asignado el niño, el otro país queda desestimado, explicó la consejera de Acción Social, Carme Capdevila. Rusia, Etiopía, China, Kazajastán y Mali son los países donde más adoptan los catalanes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de mayo de 2009