El Gobierno aplaza la rebaja de tipos a 280.000 dueños de pisos protegidos

Los afectados pagan un interés del 5%, más de tres puntos por encima del Euríbor - Vivienda tenía que haber revisado la cuota en el primer trimestre

El Euríbor no ha parado de dar buenas noticias en los últimos siete meses. Las alegrías han llegado a las casas de casi todos los que tienen una hipoteca, pero no a las más de 280.000 familias que recibieron hasta el año pasado un préstamo convenido entre una entidad financiera y el Ministerio de Vivienda para comprar un piso protegido.

Al mismo tiempo que el índice hipotecario más habitual se desplomaba hasta rozar el suelo -en abril cerró al 1,77%-, estos centenares de miles de hogares siguen arrastrando un interés del 5,09%. El Gobierno fijó este tipo en enero del año pasado y, a pesar de que debería revisarlo anualmente, el Ejecutivo se resiste a tocarlo, con lo que la modificación acumula varios meses de retraso. "Si lo hubiéramos hecho en enero o febrero habría resultado un porcentaje superior al 5% actual. Por eso lo hemos pospuesto, para reflejar la actual tendencia a la baja de los tipos", explican en el Ministerio de Vivienda. "Esperamos revisarlo antes de que acabe este mes", añaden las mismas fuentes.

Más información
El Gobierno revisa el tipo de interés de las hipotecas de dueños de pisos protegidos

Más prisa que la mostrada por el Gobierno tiene Miriam Molina. Tras un año en el paro, a esta alicantina de 28 años cada vez se le hace más difícil pagar al banco los 289 euros mensuales que le cuesta el piso que compró en 2005. "He llamado varias veces al ministerio para ver cuándo van a revisar el tipo, y siempre me dicen que todavía no se han reunido. He mandado cinco o seis e-mails y podría haber enviado 500, que la respuesta habría sido la misma: ninguna", añade.

Esta congelación de facto del tipo de interés afecta a aquellas que resultaron beneficiarios de casas de protección con los planes estatales de 1998 a 2008. Los afectados son principalmente familias de rentas medias.

El nuevo texto que marca las directrices de la política del Gobierno central de vivienda hasta 2012 establece un sencillo cálculo para fijar el tipo de interés efectivo para los préstamos convenidos: el Euríbor más un diferencial de 65 puntos básicos. Pero el anterior plan estatal establecía una media aritmética de los tipos que cargaban las entidades financieras en los tres meses anteriores a la concesión del préstamo. Y el resultado había que reducirlo con un coeficiente del 0,9175.

Según está fórmula, si el Gobierno hubiera revisado en enero el tipo oficial habría obtenido un 5,63%, por encima del 5,09% actual. En febrero también se habría superado este porcentaje. Pero el tipo en marzo ya habría caído por debajo, y en abril habría descendido hasta el 4,01%. A pesar de ello, el departamento que dirige Beatriz Corredor sigue sin tocar el tipo de interés que condiciona lo que pagan centenares de miles de familias.

"En el primer trimestre de cada uno de los años 2006, 2007 y 2008, así como a partir de 2009, se volverá a revisar dicho tipo de interés efectivo inicial", establece el artículo 9.3 del Plan Estatal que entró en vigor en 2005. El ministerio aduce que, aunque el texto legal recomienda que la revisión llegue una vez al año, la decisión es discrecional y el Gobierno no ha incumplido ninguna norma al no hacerlo.

Los portavoces del ministerio aseguran que el retraso se debe únicamente al intento de que el nuevo tipo refleje en toda su intensidad la tendencia a la baja de los índices hipotecarios para beneficiar a los interesados. Pero otras fuentes apuntan como posible responsable a la inseguridad que gravita sobre la financiación del nuevo plan de vivienda. "Vivimos una situación atípica con un plan que ha nacido sin financiación específica. El ministerio no ha cerrado todavía el convenio con bancos y cajas. Y, en medio de la negociación, las entidades pueden presionar para que no se traslade por ahora la bajada de tipos", añaden estas fuentes conocedoras de las interioridades del ministerio.

"Lo que más me fastidia de todo esto es que los políticos no hagan nada más que ponerse galones y no estar en lo que tienen que estar, cuando saben que la mayor parte de la deuda de las familias españolas está en las hipotecas. Otra sugerencia que les doy es que a la vez que ayudan a los bancos, les pidan también que ayuden a las personas con hipotecas revisándoles con mayor periodicidad el tipo de interés mientras esté en descenso", concluye Miriam Molina.

Miriam Molina, afectada por el retraso en la rebaja de los tipos, muestra su contrato bancario.
Miriam Molina, afectada por el retraso en la rebaja de los tipos, muestra su contrato bancario.JOAQUÍN DE HARO

Sobre la firma

Luis Doncel

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS