Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP propone en el Congreso dar 1.000 euros a todo el que compre un coche nuevo

El debate del estado de la nación de la próxima semana será el marco en el que el Gobierno y la oposición hagan exhibición de sus respectivas recetas para paliar la crisis y, de fondo, atacar o defender que se siga aumentado el gasto público. El PP lleva semanas insistiendo en que el PSOE está disparando "de manera descontrolada" el gasto público. Los populares atacan especialmente el fondo de los 8.000 millones de euros para ayuntamientos que, en su opinión, ayuda muy poco a crear empleo. La secretaria general de empleo, Maravillas Rojo, aseguró ayer que el fondo estatal había propiciado 98.696 nuevos contratos con datos a 30 de abril.

El PP dio ayer un cierto giro a su estrategia de insistir en que la crisis se paliaría con la reducción de impuestos y adelantó que en el debate del estado de la nación presentarán una medida estrella. Una ayuda directa, a cuenta del Presupuesto para animar el mercado del automóvil, que lleva meses de caída y se desplomó en abril, con una bajada del 45,6% y la matriculación de sólo 67.215 vehículos. Los populares proponen, según explicó ayer Soraya Sáenz de Santamaría, su portavoz, una ayuda directa de 1.000 euros a todos los que compren un coche nuevo y 500 para los que adquieran uno usado.

Para Sáenz de Santamaría no es una contradicción pedir austeridad en las cuentas públicas y a la vez proponer un cuantioso gasto. "Hay que gastar donde hay que gastar, esta es una medida que ya se ha puesto en marcha en Alemania (2.500 euros) Italia (1.500) y Francia (1.000). Este plan tiene el aval de la Unión Europea", explicó.

El PP sostiene, con datos del sector, que la medida no tendría coste para el Estado. Supondría un gasto de 277 millones de euros, pero al venderse más coches, se ingresaría más dinero por impuestos, de manera que el Estado ganaría más de 200 millones.

El Gobierno anticipará hoy nuevas medidas contra la crisis, aunque el grueso de la oferta de pacto económico a todos lo partidos se lo reserva el presidente para el debate del estado de la nación, que se prolongará durante dos semanas. Los días 12 y 13 para el debate en sí mismo y la siguiente semana para la presentación de resoluciones. Así, hay más posibilidades de que el PSOE consiga pactar algunas medidas, ya que en el fragor del durísimo debate que se espera, las expectativas de acuerdo son escasas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de mayo de 2009