Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de los votantes del PP cree que Telemadrid es partidista

Telemadrid vive hoy su 19ª huelga en los últimos cinco años

Esperanza Aguirre fue abucheada durante la Noche de los Teatros, el 27 de marzo. Telemadrid lo grabó, pero no se emitieron las imágenes. Y la cinta ha desaparecido, denuncian los sindicatos. Ellos lo llaman censura y "vulneración de derecho fundamental a la información". La dirección de la cadena lo llama "criterio". "Informativos consideró que no tenía relevancia", indica un portavoz. La oposición considera que el incidente es un símbolo más de la manipulación informativa. Mientras, dos de cada tres consultados en la encuesta de Metroscopia (64%) considera que la cadena pública es partidista. La mitad de los votantes del PP comparte esa opinión.

Los trabajadores niegan que se manipule y ven peligrar su estabilidad laboral. Hasta las siete de la mañana del domingo, Telemadrid -que cumple 20 años- no está de fiesta, sino de huelga.Cuando se cumplen los 20 años de salida a antena de la televisión pública autonómica, los trabajadores se lamentan del progresivo deterioro en el plano informativo y en el laboral. "Se han perdido 180 trabajos temporales y 20 fijos en 2008. Están desmantelando poco a poco la cadena", se quejan los sindicatos (CC OO, UGT y CGT). "Mientras que no se garantice la estabilidad laboral, habrá movilizaciones", advierten.

"Hay profesionales relegados y gente que trabaja al dictado"

La dirección contraataca diciendo que la huelga es política, que los sindicatos están instrumentalizando sus reivindicaciones y arrastrando a la plantilla y que sus demandas son "desproporcionadas con la crisis que afecta a todos los españoles". En este sentido, los sindicatos subrayan que "precisamente se está perdiendo empleo público con esta actitud de la empresa".

La huelga de 24 horas de hoy en Radiotelevisión Madrid (Telemadrid y Onda Madrid) sigue a parones anteriores (los pasados 14 y 19 de abril) y continuará en próximas jornadas: el 15 de mayo, 12 horas y a partir del 18 de mayo, habrá paros diarios de dos horas.

El conflicto se ha recrudecido en el último mes y de poco han servido las constantes reuniones de los representantes con la dirección de Telemadrid. Un diálogo animado por la propia presidenta regional, que se reunió con los representantes y la directora de RTVM, Isabel Linares, medió en la sede regional de la Puerta del Sol el pasado 24 de abril.

Los servicios mínimos fueron acordados el jueves por la tarde, tras las reticencias de la dirección de la cadena. Según lo pactado, habrá cobertura de los actos institucionales de la Comunidad de 10.30 a 14.00; un informativo local de 14.00 a 14.30; un programa resumen de media hora de los actos de la jornada a las 20.00 y un informativo de 20.30 a 21.00. De modo que los servicios serán un escaparate oficial. A diferencia de otros paros anteriores, la pantalla no irá a negro, sino a los colores de la carta de ajuste. "Es a nosotros a quien más nos duele que vaya a negro la televisión a la que hemos dedicado nuestros esfuerzos", dice un informador veterano. Como otros compañeros, se queja de que "hay unas redacciones paralelas: profesionales relegados y gente que trabaja al dictado". Cosa que niegan los portavoces de la cadena: "aquí quien quiere trabajar, trabaja", dicen.

Pero aunque la presidenta haya tomado las riendas de la mediación para evitar una huelga, a su mandato achacan los trabajadores la conflictiva situación que vive Telemadrid. En los últimos cinco años se han sucedido 19 huelgas (con paros desde pocas horas a 24 horas) "contra la desastrosa gestión de Telemadrid". "Desde la llegada de Aguirre a la Comunidad ha habido un deterioro progresivo de las relaciones laborales", afirma la presidenta del Comité de Empresa de RTVM, Teresa García.

"La dirección de Telemadrid asegura que sobra plantilla a la vez que mantiene cerrados los estudios y externaliza la producción, con el consiguiente coste añadido. Y ha duplicado el número de directivos, de 23 a 48", asegura la portavoz socialista en la Asamblea, Maru Menéndez. Su grupo pidió la comparecencia de la directora general de RTVM el pasado jueves para que diera explicaciones "sobre la manipulación informativa de la televisión pública y la continua conflictividad, que no resuelven".

"Lo de Telemadrid es un escándalo, un proceso constante de manipulación informativa y la dirección es incapaz de resolver las tensiones laborales", afirma la portavoz de IU, Inés Sabanés. Coincide con Menéndez en que "hay un conflicto continuo, para los ciudadanos, para la televisión pública y la libertad informativa". "Este conflicto", dice, "es responsabilidad de todo el gobierno regional y en primer lugar de la presidenta".

La oposición insiste en la falta de credibilidad de la cadena autonómica, pero incluso los votantes madrileños del PP no están satisfechos. Según una encuesta de Metroscopia para EL PAÍS, el 45% de los entrevistados del PP considera que Telemadrid es partidista. Lo mismo suscribe el 79% de los votantes del PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de mayo de 2009