Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las disputas partidistas en el Congreso empantanan la Ley de Seguridad Vial

El Gobierno tenía intención de aprobarla antes de verano por su efecto disuasorio

Nunca la lucha partidaria había obstaculizado una iniciativa destinada a mejorar la seguridad vial. La propia ley del carné por puntos vio la luz con 317 votos a favor y sólo 7 en contra (los del PNV, por temas competenciales). Y eso en un momento, en abril de 2005, cuando la crispación de la vida política era feroz. Ni CiU, adalid de la lucha contra los accidentes de tráfico y sus consecuencias, parece facilitar las cosas para que salga adelante cuanto antes la Ley de Seguridad Vial, que entró en el Congreso en diciembre.

Ahora, cuando la oposición intenta apretar al máximo al Gobierno en el Parlamento para dejar patente su soledad, el último reducto de consenso también se ha esfumado. Esto llevó al Gobierno incluso a plantearse que "si se llegaba a tocar el espíritu de la ley" retiraría la norma, que pretende modificar el procedimiento sancionador para hacerlo más ágil y eficaz; más cercano a la filosofía de los juicios rápidos.

El abultado número de enmiendas presentadas (225, bastantes más que en la tramitación del carné por puntos) y la dificultad del Grupo Socialista para avanzar y cerrar acuerdos concretos, ha llevado al Gobierno a descartar que la reforma pueda estar aprobada antes del próximo verano. Aunque el trámite en el Congreso concluyera hoy, hasta su aprobación definitiva, todavía debería pasar por el Senado y regresar nuevamente al Congreso, con lo que, si se tiene en cuenta que julio y agosto no son hábiles en las Cámaras, ya no hay tiempo material para que estuviera aprobada este verano.

En principio, el Ejecutivo había puesto la vista en esa fecha, pero el inesperado descenso del número de fallecidos en lo que va de año ha amortiguado ese inconveniente. "Es más importante hacerlo bien que hacerlo rápido", proclaman ahora. No obstante, con el retraso que acumula, seguramente no obtendrá luz verde de las Cámaras hasta finales de septiembre, como mínimo. Pero eso no es todo, como la ley indica que entrará en vigor a los seis meses de su publicación en el BOE, la aplicación de la ley no se hará efectiva al menos hasta Semana Santa. Sí se dejará inmediatamente de multar por infracciones que restan ahora puntos y en el nuevo texto ya no tienen ese castigo (ver gráfico). Existen dos aspectos de la reforma legislativa que tardarán un año en ponerse en marcha tras su aprobación: la implantación de la dirección electrónica como medio de notificación y el tablón edictal que sustituirá a la publicación de las denuncias en los boletines oficiales.

Fuentes cercanas a la tramitación parlamentaria señalan que las enmiendas presentadas no afectan a lo esencial de la norma "pero que la oposición está intentando torpedearla con cuestiones accesorias". Hasta ahora, se han aprobado 42 por unanimidad y otras 5 por mayoría, aunque el PSOE intentará recuperar el texto original de estas últimas. Todas las demás, más de 150, podrían ser recuperadas en la próxima votación, a final de mes, o posteriormente en pleno, en los últimos días de mayo, por lo que todavía podría haber cambios.

Cuatro de las enmiendas aprobadas, que complican los acuerdos, han sido presentadas por CiU, y la quinta por el PP. Los populares pretenden que sean los agentes quienes comprueben si el conductor tiene todos los permisos exigidos por la ley, es decir, que el conductor no lleve encima documento alguno. Dos de las enmiendas de los nacionalistas catalanes establecen que los garajes y aparcamientos cuenten con un dispositivo de alerta de entrada y salida de vehículos para mejorar la seguridad de personas con discapacidad visual o auditiva, así como la obligatoriedad de colocar en sitio visible un adhesivo que acredite que el vehículo está asegurado, similar al de la ITV. También ha logrado la aprobación de otra medida que establece que cuando autovías y autopistas tengan fijado un sistema de velocidad variable, no se descuenten puntos hasta los 151 por hora.

De las más de 150 enmiendas pendientes de aprobación los socialistas están dispuestos a apoyar un porcentaje importante. "Vamos a apelar a la responsabilidad de todos. La ley la hemos hecho porque la Comisión de Seguridad Vial del Congreso por unanimidad instó en su día al Gobierno a elaborarla. Nosotros hemos cumplido. El objetivo sigue siendo evitar muertes en accidentes de tráfico", aseguran.

Pilares de la norma

- El infractor con dos o más sanciones firmes graves o muy graves no podrá renovar el carné de conducir ni el permiso de circulación, ni vender el vehículo.

- Si la multa se paga en 15 días se tendrá un descuento del 50% (ahora, el 30%).

- Si en el plazo de 15 días el denunciado no paga ni alega, la sanción se hace firme.

- Las personas jurídicas están obligadas a tener una dirección electrónica para notificaciones. Para las personas físicas será optativo. Existirá un tablón electrónico de denuncias que no hayan podido ser notificadas. Las multas se comunicarán una sola vez y no tres como ahora.

- Cada vehículo tendrá asignado en los ficheros de Tráfico un conductor habitual; en caso de no existir, el responsable de las infracciones será el titular, salvo que indique que conducía otra persona.

- La inmovilización del vehículo se prevé para los casos en que éste no cuente con seguro obligatorio, que lleve inhibidores de radar o no haya pagado dos multas, entre otras causas.

- Tras la inmovilización, en los casos más graves se puede producir la retirada e incluso la destrucción del vehículo.

Acuerdo en 42 enmiendas

La Ley de Seguridad Vial llegó al Congreso para su tramitación en diciembre de 2008. Ha recibido 225 enmiendas, de las cuales, 42 han sido aprobadas por unanimidad. Éstas son las más relevantes:

- Recuperar puntos. La nueva norma permite obtener con la asistencia a los cursos de reeducación hasta seis puntos cada dos años. Actualmente, no hay posibilidad de recuperar más de cuatro.

- Pago voluntario de multas. El texto inicial contemplaba un descuento del 40% (actualmente es del 30%) para los procedimientos express, pero los grupos parlamentarios acordaron aumentarlo al 50% si se paga en 15 días.

- Depósito del vehículo. El titular puede no tener constancia de la inmovilización, retirada y depósito de su vehículo, por lo que se exigirá una comunicación en 24 horas.

- Cuenta bancaria de tráfico. Lo recaudado por multas de tráfico se ingresará en una cuenta única e irá destinado "íntegramente a actuaciones" dirigidas a mejorar la seguridad vial: eliminación de puntos negros, mejor señalización...

- Más castigo para infracciones muy graves de velocidad. La ley contemplaba un mes de suspensión y 600 euros de multa. Se amplía la prohibición de conducir a 60 días.

El CO2 de las motocicletas

Los grupos de la oposición han hecho piña para incluir una enmienda referente a la eliminación del impuesto de matriculación que grava ahora las motocicletas en función de sus emisiones de

CO2. De salir adelante, sería la tercera vez que la fiscalidad de las motos cambia en poco más de un año. El Gobierno incluyó en la Ley de Calidad del Aire (enero de 2008) un apartado en el que eximía de pagar ese impuesto a los vehículos con emisiones por debajo de los 120 gramos de CO2. Eso afectaba a casi el 100% de los compradores de motos, que se ahorraban un 12%. Cuando el Gobierno cayó en su error, incluyó de forma urgente en un paquete fiscal una nueva tabla específica para estos vehículos, que pasaban a encarecerse una media del 7%. Entró en vigor en diciembre. Los grupos piden ahora que esa tabla se elimine, aunque la enmienda aún no ha sido votada. Según fuentes parlamentarias, los socialistas buscan un acuerdo con el resto de grupos y es posible que la tramitación de la Ley de Seguridad Vial no avance hasta que esto no se resuelva.

Lo ideal, alegan fuentes gubernamentales, es que se fije una nueva escala de emisiones que se incluya en alguna medida de tipo fiscal, y creen que debería ser el sector de las dos ruedas el que negocie con Industria un acuerdo satisfactorio para todos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de mayo de 2009

Más información