Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ROSA AGUILAR | Consejera de Obras Públicas de la Junta de Andalucía

"Pediré disculpas a Felipe González por relacionarle con los GAL"

"La pareja estaba en crisis profunda". Rosa Aguilar (Córdoba, 1957) sabía que su relación con IU era mala. Hace nueve días dejó la coalición y la alcaldía de Córdoba para incorporarse a la Junta de Andalucía, gobernada por el PSOE, como consejera de Obras Públicas. Su vida política y personal ha estado siempre ligada a IU y, en los últimos diez años, a su ciudad. Pero se la ve liberada. Ni ella ni IU eran los mismos. Aguilar es una de las políticas que mejor salen paradas en las encuestas. Pero no se considera la sucesora del presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, su amigo y responsable de su fichaje.

Pregunta. ¿Se ve en el futuro como presidenta de la Junta?

"No me afiliaré nunca al PSOE; creo que los compañeros lo entienden"

"¿Si no me querían en Izquierda Unida por qué ahora dicen tantas cosas?"

Respuesta. No, no. Si todavía no han pasado ni diez minutos desde que he tomado la decisión más importante de mi vida política y personal. Ahora lo único que puedo decir es que mi lealtad con mi presidente es plena. Igual que mi identificación con mis compañeras y compañeros del Gobierno.

P. ¿No será la candidata del PSOE en Andalucía en 2012?

R. No, no. Está el presidente. Faltaría más.

P. ¿Y se afiliará al PSOE?

R. Nadie me lo ha pedido. Yo sé que tanto el presidente como los dirigentes del PSOE son personas totalmente respetuosas. Y el presidente sabe que éticamente no me lo puede pedir y que yo tampoco en ese terreno entraría.

P. ¿No se afiliará nunca?

R. No me afiliaré nunca al PSOE y creo que los compañeros del PSOE lo entienden.

P. Pero algunos socialistas, como Carmen Calvo, se han sorprendido porque una no militante sea la nueva consejera. ¿Es un sentimiento mayoritario?

R. Ese sentimiento no es mayoritario. Lo que he recibido de los compañeros del PSOE ha sido respaldo y cariño. Ha sido una propuesta que me hace el presidente andaluz totalmente respaldado. El PSOE ha dado un salto cualitativo. Está contando con personas independientes que hemos estado en la izquierda. No sólo conmigo, sino con muchos más como Ignasi Guardans, que está ahora al frente de la Dirección General de Cine. Es una actitud.

P. Algunos miembros del PSOE no olvidan su etapa de IU en el Congreso. Se acuerdan en concreto de cuando usted dijo que el ex presidente Felipe González tenía las manos manchadas de sangre por los GAL.

R. Yo no he dicho nunca eso... Yo utilice una frase que fue un titular mediático... Estamos hablando de hace muchos años... Probablemente entonces no era consciente de la trascendencia que tenía. El día que pueda, después de la experiencia que he acumulado, le pediré disculpas y perdón a Felipe González. Nunca pensé que aquello tuviera tanta trascendencia. Trascendencia que luego he valorado en términos humanos. A veces hacemos daño innecesariamente en la política. Hace ya mucho tiempo que me di cuenta de que a veces lo que en la política puede ser un titular de gran dimensión causa daño a un ser humano. El día que tenga oportunidad lo comentaré personalmente con Felipe González y le pediré disculpas. Lo mismo que ahora con IU. A las personas que les he podido hacer daño con mi decisión les pido perdón. Pero sólo les pido comprensión y respeto.

P. ¿Qué crítica de los dirigentes de IU le ha dolido más?

R. Se han empleado todos los calificativos. No voy a negar que hay personas en IU a las que les ha dolido mi decisión. Personas que se han sentido decepcionadas. Los que me quieren me han demostrado que me respetan. Y daremos tiempo al tiempo para seguir queriéndonos. Pero hay personas que no me querían nada y que han dicho cosas bárbaras. En algún momento pensé que había personas de IU que iban a aplaudir mi decisin que Rosa se va ya porque era una piedra en el zapato'. ¿Si no me querían en IU por qué ahora dicen tantas cosas? Tendrían que estar encantados porque les parecía muy socialdemócrata. A Gaspar Llamazares le llamé personalmente para decírselo. Puede decir que no comprende lo que he hecho, pero no me puede decir que soy desleal. Porque le he mostrado durante muchísimos años, desde que se presentó como candidato a coordinador, mi lealtad plena. Yo les dije a los compañeros que no iba a ser candidata a la presidencia, que iba a apoyar a Gaspar. Dime lo que quieras, pero no desleal.

P. ¿Ha vuelto a hablar con él?

R. No. Hay que darle tiempo al tiempo. Sigo siendo la misma, no he cambiado. Y tengo muchos defectos, pero no soy rencorosa. Cuando pasa el tiempo vemos las cosas de otra manera.

P. ¿Se siente liberada tras salir de IU?

R. Siempre he sido una persona libre. Pero también era consciente de que no podía estar constantemente discrepando. Entonces lo mejor que haces es irte. Y ese momento de irse ha llegado cuando el presidente me ha demostrado una confianza plena. Y el PSOE también. No les voy a fallar en trabajo y en lealtad.

P. Hace un mes, este periódico publicó una entrevista en la que usted decía que no se sentía cómoda en IU. ¿Estaba ya lanzándole un mensaje al PSOE?

R. No, estaba diciendo la verdad. Sonaba grueso, sí. Pero es que era la verdad. ¿Qué iba a decir? ¿Qué era feliz?

P. Ha mencionado el caso de Ignasi Guardans. IU cree que el PSOE tiene una estrategia para desestabilizar a los partidos de la oposición.

R. No. En lo que me compete, sé que la voluntad del PSOE es seguir entendiéndose con IU. IU nunca debe entender mi decisión como una postura del PSOE respecto a ellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de mayo de 2009