Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entre el Pardo y el Prado

El 30 de mayo de 2007, sólo dos semanas después de convertirse en jefe del Estado francés, Nicolas Sarkozy visitó Madrid. Fue una visita muy diferente a la de hoy, frenética como todas las de Sarkozy, pero de sólo algunas horas de duración, pues no era un viaje de Estado, como éste, ni le acompañaba Carla Bruni, la cantante italiana con la que contraería matrimonio en febrero del año siguiente.

Esta última se ha convertido en la verdadera estrella del Elíseo, hasta el punto de que hoy y mañana habrá más interés por el programa de la primera dama francesa en España que por el de su marido.

La llegada de ambos está prevista para las 11.30, en el Pabellón de Estado de la terminal 4 de Barajas, y el recibimiento oficial, a cargo de los Reyes, en el palacio del Pardo, residencia oficial de los mandatarios extranjeros en España.

Por la tarde, en compañía de los Reyes, sus huéspedes visitarán el museo del Prado, antes de la cena de gala en el Palacio Real. La agenda de Sarkozy incluye también una audiencia con el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, y una recepción, con casi 2.000 invitados, a la colonia francesa en la residencia del embajador.

Para mañana se han dejado las conversaciones políticas, en el marco de la XXI Cumbre Hispano-Francesa que reúne, además de a los presidentes, a los titulares de Asuntos Exteriores, Unión Europea, Defensa, Interior, Fomento y Ciencia e Innovación. Salvo sorpresa de última hora, no habrá reunión entre Bruni y la princesa Letizia, más allá de la coincidencia de ambas en la cena del Palacio Real, pero sí con la esposa del presidente del Gobierno, Sonsoles Espinosa, con la que almorzará mañana en La Moncloa. En su visita al Museo Reina Sofía la acompañará la propia Reina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de abril de 2009