Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ola de atentados hace temer el rebrote de la violencia sectaria en Irak

Unas 150 personas mueren en cuatro ataques suicidas en apenas 24 horas

Al menos 60 personas resultaron muertas y 125 heridas ayer en Bagdad cuando dos mujeres suicidas detonaron sendas bolsas de explosivos a las puertas de la Kadhimiya, uno de los principales santuarios chiíes de la capital. El nuevo atentado acerca a 150 el número de víctimas de la violencia sectaria en 24 horas y ha hecho aumentar la preocupación sobre la capacidad de las fuerzas de seguridad iraquíes. Sólo faltan nueve semanas para que las tropas estadounidenses se retiren de las ciudades. Los observadores sospechan que insurgentes y terroristas aprovecharán esa salida para debilitar al Gobierno central.

El de ayer es el ataque más sangriento que se produce en Irak desde que en junio del año pasado un camión bomba matara a 63 personas, también en la capital. Aunque la violencia se ha reducido significativamente desde entonces, muchos iraquíes empiezan a temer que haya sido un espejismo y que los recientes atentados sean sólo el principio de lo que les espera cuando los soldados estadounidenses abandonen por completo el país en 2011. Fueron incidentes como los perpetrados el jueves y ayer los que instigaron el sectarismo que se cobró miles de vidas entre 2006 y 2007.

Dos mujeres hacen estallar su carga explosiva en una mezquita en Bagdad

"Estados Unidos no ha arreglado las grietas. Se ha limitado a taparlas una y otra vez con papel pintado", interpreta un embajador occidental en Teherán. Este observador recuerda que no sólo persisten las divisiones que llevaron a chiíes y suníes a matarse unos a otros, sino que las tensiones entre árabes y kurdos por Kirkuk también pueden convertirse en un conflicto abierto en cualquier momento. Las elecciones legislativas del próximo diciembre contribuyen a que las sensibilidades estén a flor de piel. La comunidad suní aspira a recuperar la representación que perdió cuando boicoteó los comicios de 2005. Los kurdos quisieran contar para entonces con los votos de Kirkuk.

El pasado miércoles, la ONU entregó finalmente al Gobierno iraquí, con un año de retraso, su informe de 500 páginas sobre cómo desbloquear el destino de esa provincia petrolera. Aunque el texto no se ha hecho público, las filtraciones han dado a conocer que ofrece cuatro alternativas. Una de las que se presenta como más viable le otorgaría un estatuto de autonomía con el poder compartido entre las cuatro principales comunidades que la habitan: kurdos, árabes suníes, árabes chiíes y turcomanos. Sin embargo, el sectarismo que ha fracturado Kirkuk desde tiempos de Sadam Husein hace difícil que todos acepten esa solución.

Entretanto, el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, ordenó ayer la formación de una comisión militar para investigar los fallos de seguridad que han hecho posible las últimas matanzas. Aunque nadie se ha atribuido la autoría, los atentados suicidas constituyen la imagen de marca de los insurgentes suníes de Al Qaeda en Irak. Además, no es la primera vez que los terroristas ponen en su punto de mira el santuario de la Kadhimiya. Sólo este año, dos atentados, a principios de abril y en enero, han matado a una veintena de personas.

El impresionante recinto de cúpulas doradas alberga las tumbas de Musa al Kadhem y Mohamed al Taki, 2 de los 12 imames venerados por los musulmanes chiíes y que cada año visitan cientos de miles de peregrinos. Entre ellos, numerosos iraníes. Ayer 25 de los muertos y al menos 80 heridos tenían esa nacionalidad. También la mayoría de los 57 muertos el jueves en Diyala eran iraníes.

"El atentado de ayer [por el jueves] fue un ejemplo muy, muy odioso de aquellos que dañan la religión en nombre de la religión", denunció ayer durante las plegarias de mediodía en Teherán Alí Akbar Rafsanyani. El clérigo y ex presidente iraní, que pronunciaba su sermón antes de que se conociera el doble ataque de la Kadhimiya, responsabilizó a Estados Unidos de no proteger a los iraquíes.

Bombas en cadena

- Viernes 24. Dos atentados simultáneos en un santuario chií de Bagdad causan al menos 60 muertos.

- Jueves 23. Un suicida hace estallar la bomba adosada a su cuerpo en un restaurante de Baquba causando la muerte a 56 personas, en su mayoría chiíes. Otro terrorista mata a 28 personas en una calle de Bagdad.

- Miércoles 22. Un kamikaze mata a cinco personas en Dhuluiya.

- Lunes 20. Un hombre mata a tres policías en Baquba con una bomba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de abril de 2009

Más información