Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La trama de corrupción vinculada al PP

La Generalitat minimizó la amistad entre Camps y Pérez

Desde que estalló el caso Gürtel y se evidenció la amistad del responsable de Orange Market en Valencia, Álvaro Pérez, con el presidente Francisco Camps y los dirigentes de la cúpula popular, la Generalitat ha intentado rebajar su relación con Pérez, El Bigotes, responsable de Orange Market en la comunidad.

Camps asistió a las segundas nupcias de Pérez, el 14 de marzo de 2008, en el reservado del edificio Veles e Vents, emblema de la Copa del América. La Generalitat argumentó que ese día Camps había mantenido su agenda con un acto en Alzira; presenció una mascletà en el balcón del Ayuntamiento de Valencia y luego pasó a felicitar al novio, encargado de montar la práctica totalidad de los actos del PP regional desde 2004.

La asistencia a la boda, presentada como un acto habitual del presidente hacia sus próximos, fue singular. También fue el secretario general del PP, Ricardo Costa, y el ex vicepresidente Víctor Campos (los tres, investigados por el Tribunal Superior valenciano). Acudió el director general de Ràdio Televisió Valenciana, Pedro García, y Francisco Correa, el presunto cabecilla de la trama corrupta. Los sindicatos CC OO y UGT criticaron ayer que la televisión autonómica Canal Nou "ocultó" las declaraciones de Camps y no informó sobre las conversaciones desveladas por EL PAÍS. García, que también recibió trajes de Milano según el auto del juez Baltasar Garzón, sustituyó un año después a Correa como padrino de la hija de Pérez.

Un bautizo, el pasado 4 de febrero, al que también estaba invitado Camps, y que obligó al juez Garzón a precipitar las detenciones ante el riesgo de que Correa huyese al extranjero.

Brindis en la boda

Según los asistentes al convite nupcial, el responsable de Orange Market, en el turno de brindis, tuvo palabras de elogio para el presidente de la Generalitat, a quien agradeció su amistad.

La Generalitat también ha minimizado las adjudicaciones a Orange Market, que superan los seis millones de euros con la Generalitat. El vicepresidente del Consell, Vicente Rambla, indicó, tras estallar el escándalo, que la relación con la firma de Álvaro Pérez ha sido "tangencial", ya que hay más de 2.000 empresas proveedoras en la Administración valenciana.

Fuentes del PP intentaron ayer suavizar el contenido de las conversaciones entre Camps y Pérez al decir que el presidente es habitualmente afectuoso con sus colaboradores, especialmente en una conversación privada y en un ambiente navideño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de abril de 2009