Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las capitales se suben a la bicicleta

Dar pedales crece como alternativa de transporte en Vitoria, San Sebastián y Bilbao - Los tres Ayuntamientos elaboran planes de movilidad para este uso

Existe en el País Vasco una fuerte tradición ciclista. Históricamente se ha orientado hacia lo deportivo y, sobre todo, hacia fuera de las ciudades, pero los datos muestran que cada vez más vascos deciden utilizar la bicicleta como medio de transporte urbano. En Vitoria y San Sebastián ese uso se ha doblado en sólo cuatro años y el objetivo del 5% sobre el volumen del tráfico total, que propone la recién constituida Red Española de Ciudades por la Bicicleta, parece al alcance de la mano. Las tres capitales han aprobado o trabajan en planes de movilidad que tienen en común superar la concepción de la bicicleta como un elemento de ocio y situarla como un vehículo más.

En Vitoria, un 3,27% de personas utilizaban la bicicleta a diario, en 2006 (eran un 1,37% en 2001), y en San Sebastián eran un 2,6% el año pasado y un 1,7% hace cinco. Son datos municipales en ambos casos. "Hay que llegar al 5% antes de que acabe la legislatura", se reta el alcalde donostiarra Odón Elorza, que presume de utilizar habitualmente este medio de transporte.

Vitoria y Donostia han implicado a los colectivos ciclistas con sus consistorios

En Bilbao, el Ecobarómetro del Gobierno vasco contabilizaba sólo un 0,3% de desplazamientos diarios en bici en 2004, pero la concejal de Urbanismo de la capital vizcaína, Julia Madrazo, percibe "una creciente demanda". Y eso, pese a la "peor situación de partida", debida a la orografía y al tráfico que soporta la ciudad. Para Madrazo, síntoma de esa demanda es el éxito del préstamo gratuito de bicis que ofrece el Ayuntamiento. Unas 18.000 personas lo usaron el año pasado.

La ordenanza sobre bidegorris de Bilbao, aprobada en diciembre de 2007, pretende dar respuesta al incipiente colectivo de ciclistas urbanos bilbaínos. Plantea habilitar hasta 78 kilómetros de vías ciclistas en ocho años. Los 11 primeros se construirán a partir de éste, con un presupuesto de 1,6 millones de euros con cargo a los fondos del Plan Zapatero. Bilbao es, a día de hoy, el farolillo rojo de las capitales vascas por kilómetros de carril bici. Sólo 17, contra los 32 de San Sebastián y los 78 de Vitoria.

"En Vitoria tenemos muchos kilómetros pero sólo sirven para pasear porque se hicieron sin planificación. Están inconexos, no han entrado en el centro, no tienen señales...", se queja Xabier Arriola, presidente de Gasteizko Bizikleteroak. No obstante, el representante del principal colectivo ciclista de Vitoria es "optimista". El Ayuntamiento contó con ellos para poner en marcha el Observatorio de la Bicicleta, que hace llegar al consistorio las quejas y propuestas de los ciclistas.

El plan director de movilidad ciclista de la capital alavesa, "en elaboración", según explica la concejal de Medio Ambiente Alba Cañadas, propone doblar la red de vías ciclistas hasta los 160 kilómetros. En 2009 está prevista la construcción de los primeros 11 kilómetros. "Pasaremos de una red que es buena para el ocio a una que tendrá a la bicicleta como un elemento de transporte", asegura. "En Vitoria la manera más rápida de desplazarse es en bici; está estudiado", añade la edil, que cree que si "se le quita el miedo" a la ciudadanía, ofreciéndoles viales seguros, "llegaremos muy rápido al 5% de uso".

En San Sebastián, el Ayuntamiento colabora también con el principal colectivo ciclista de la ciudad, Kalapie, en un Observatorio de la Bicicleta. Esto no impide a los últimos criticar que con el presupuesto actual "no se puede completar la red ciclista de la ciudad" y, especialmente, que no se haya aprobado aún la actualización del plan municipal de movilidad ciclista, el más veterano de Euskadi, ya que data de 2001.

Elorza se defiende: el nuevo plan se empieza a elaborar el mes que viene y, sobre el presupuesto, aunque reconoce que se ha tenido que reducir el gasto "de un millón a 500.000 euros". Añade que se están construyendo bidegorris sin cargo a estas partidas, "imputando el gasto a las nuevas actuaciones de urbanización". Entre los retos que menciona el alcalde está llegar a los barrios altos y conectar con los municipios vecinos. Y entre los logros, el carril bici de Morlans, un túnel de 840 metros sólo para ciclistas, "una de las primeras infraestructuras de este tipo en Europa", que abrirá antes del verano y conectará los barrios de Amara e Ibaeta. Ha costado dos millones, financiados a medias por Ayuntamiento y Gobierno vasco. El consistorio donostiarra prevé doblar los kilómetros de la red ciclista actual entre esta legislatura y la próxima, conectando con municipios como Astigarraga y Pasaia.

No sólo 'bidegorris'

Los colectivos que promueven el uso de la bicicleta insisten en dos ideas. Uno: al construir bidegorris lo que cuenta no es la cantidad, sino la calidad. Dos: los carriles bici no son siempre la solución.

Las fases posteriores del plan ciclista que comienza a ejecutar ahora Bilbao incluirán la construcción no sólo carriles bici propiamente dichos, sino también tramos compartidos con los vehículos motorizados en zonas de velocidad reducida o "calles amables", según detalla la concejal Julia Madrazo. Los planes de Vitoria y San Sebastián también prevén que las bicis lleguen al centro siguiendo la misma fórmula, compartiendo el escaso espacio con los coches. La gran densidad del centro de las ciudades vascas impone esta alternativa, según coinciden varios responsables consultados. Aunque Odón Elorza reivindica la "osadía" de su corporación, al eliminar plazas de aparcamiento en línea y carriles de tráfico para poder colocar bidegorris.

Vías ciclistas urbanas

- Actualmente.

Bilbao: 17 km

Vitoria: 78 km

San Sebastián: 32 km

- Previsto para 2015. (Incluye bidegorris y otro tipo de vías).

Bilbao: 78 km.

Vitoria: 162 km.

San Sebastián: 76 km.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de abril de 2009

Más información