Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Gran Premio de China de Fórmula 1

Los neumáticos, otro foco de conflicto

Los pilotos se quejan de que las gomas escogidas por Bridgestone no son las adecuadas

Al problema de los difusores, que se arrastra desde el inicio del Mundial, se añadió ayer una nueva polémica sobre los neumáticos. Los pilotos se quejaron amargamente de la elección de las gomas realizada por el fabricante Bridgestone para la carrera de Shanghai el próximo domingo. De los cuatro compuestos de que disponen -duros, medios, blandos y superblandos-, decidió llevar a China los medios y los superblandos. "Los mejores, los blandos, se quedaron en casa", clamó Fernando Alonso.

Tanto el español como varios de sus compañeros se mostraron indignados por el poco peso que tienen sus opiniones en la FIA y en Bridgestone. "Hablamos con ellos después del Gran Premio de Australia [la primera carrera], pero no nos han hecho ningún caso. Lo que están haciendo es ridículo", dijo Felipe Massa, de Ferrari.

En Australia quedó patente que el compuesto superblando tenía escasa consistencia y que se deterioraba a una velocidad de vértigo. Sólo servía para las cinco o seis primeras vueltas. Después, su adherencia caía en picado porque quedaba destrozado y obligaba a los pilotos a correr cinco segundos más lentos por vuelta. Sin embargo, la FIA y Bridgestone se pusieron de acuerdo para no utilizar nunca dos neumáticos de composición consecutiva: es decir, el duro y el medio, o el medio y el blando, o el blando y el superblando. No. Siempre debía haber un compuesto de por medio para que las diferencias entre un neumático y otro -los equipos están obligados a utilizar los dos durante la carrera- sean más grandes. En China la elección es la misma que en Australia: el domingo se correrá con gomas medias y superblandas.

"Peor para el espectáculo"

"Eso nos obliga a realizar una estrategia basada en los neumáticos porque los superblandos no duran más de seis vueltas", explicó Alonso; "eso no mejora en nada el espectáculo; al contrario, lo perjudica porque los espectadores no comprenden que un piloto deje de correr de golpe ni que un neumático pueda durar tan poco. Además, es peligroso, como ya se demostró en Australia con el accidente de Kubica y Vettel".

Brawn no se queda al margen. "Creo que aquí tenemos un muy buen juego de neumáticos y otro, más blando, que es un problema para todos los equipos", dijo Rubens Barrichello; "puede que haga más bonita la carrera porque favorece los adelantamientos. Pero estoy convencido de que, de los cuatro tipos posibles, se podrían haber traído otras gomas mejores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de abril de 2009