Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LEGISLACIÓN

La ley contra el P2P provoca una caída del tráfico de Internet en Suecia

"Sin P2P, paso de Internet". Esto es lo que decidieron muchos internautas suecos al entrar en vigor la ley que persigue el intercambio ilegal de archivos, la semana pasada. Al día siguiente, el tráfico de la Red se desplomó el 30%, según Netnod, la agencia que lo monitoriza en este país.

La ley sueca autoriza a los titulares del copyright a recurrir a un tribunal para obligar al proveedor del servicio a desvelar la identidad tras una dirección IP, que supuestamente ha compartido archivos de forma ilegal. La normativa, sin efecto retroactivo, es una adaptación de una directiva europea de 2004.

El artista o la discográfica podrán reclamar una indemnización por el "daño real" provocado o presentar una demanda civil, que establece que el intercambio debe ser de "cierta dimensión". La organización sueca Antipiratería ha anunciado que perseguirá a los usuarios del P2P.

Uno de cada dos suecos no respetará la norma, según una encuesta del Instituto Sifo. El Partido Pirata, que concurrirá a las elecciones europeas del 7 de junio, pide a sus conciudadanos que abran sus redes inalámbricas para boicotear la normativa.

Ipredator, una herramienta de pago que convierte en anónima la navegación, ya que no registra información (logs) de sus usuarios, es la respuesta de The Pirate Bay, el directorio sueco de BitTorrent que proporciona enlaces a ficheros con música, películas y programas de televisión. Sus cuatro fundadores podrían pasar dos años en la cárcel (la sentencia saldrá el 17 de abril) si les declaran culpables de piratería y violación del copyright.

Francia cortará la Red

En Francia, la Asamblea Nacional aprobó, con los votos en contra de la izquierda, una enmienda de la llamada ley Sarkozy, que prevé suspender la conexión de los internautas que, tras dos avisos, sigan intercambiando archivos por Internet. La primera advertencia será por correo electrónico. La segunda, por carta certificada.

Los parlamentarios franceses prescindieron de la opinión de la Eurocámara, contraria a la medida de cortar la conexión, y además aprobaron la creación de una entidad encargada de dar las advertencias (previo aviso de las gestoras del copyright) y que decidirá cuánto tiempo dura la interrupción. Sus siglas son HADOPI.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de abril de 2009