Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las voces del Holocausto como espejo

El testimonio de los pensadores judíos perseguidos por el nazismo enmarca en Bilbao el primer Encuentro sobre Memoria y Víctimas del Terrorismo

Primo Levi, Jean Améry, Hannah Arendt, Joseph Roth, Walter Benjamin y Paul Ricoeur pasaron de ser perseguidos y humillados en la Alemania nazi a convertirse en símbolos de la lucha por la paz y contra el totalitarismo. La visión "crítica y descarnada" de estos seis pensadores judíos que sufrieron la persecución del nazismo durante el Holocausto, que están siendo objeto de análisis entre ayer y hoy en el I Encuentro sobre Memoria y Víctimas del Terrorismo, es "imprescindible para comprender la invisibilidad que han sufrido" los afectados por la violencia de ETA. Así lo afirmó la directora de Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo del Gobierno vasco, Maixabel Lasa, encargada de inaugurar estas jornadas organizadas por Bakeaz, la Fundación Fernando Buesa y el Aula de Ética de la Universidad de Deusto. Lasa recalcó que defender a las víctimas de la violencia es "la mejor manera de salvaguardar nuestro sistema de libertades" y una convivencia en paz entre las generaciones futuras.

Rodríguez Uribes cree necesario dar una "batalla de ideas" contra la violencia

Profesores de diversas universidades españolas disertan en este seminario sobre cómo aplicar las aportaciones de los seis autores en la construcción de una cultura a favor de los derechos humanos en Euskadi. Su testimonio "añade una reflexión rigurosa a la lucha social y política contra el terror de la mano de quienes lo enfrentaron en Alemania", indica uno de los organizadores, el profesor de Deusto y miembro de Bakeaz Xabier Etxebarria. Asegura que leer sobre el exilio de Roth o el testimonio como víctima de Levi "puede resultar terapéutico".

Las víctimas del terrorismo de ETA ven reflejado su propio dolor en sus obras y anhelan ser recordadas como ellos por una sociedad a la que a menudo le cuesta menos excusar la violencia que reconocer a quienes la sufren. Dignificarlas es uno de los objetivos de las jornadas, que incluyeron ayer una mesa redonda con algunos de sus representantes: la propia Lasa, Maite Pagazaurtundua (Fundación Víctimas del Terrorismo) y Ángel Altuna (Covite).

El alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, llamó en la presentación del encuentro a "no caer en la tentación de utilizar como compañeros de viaje" a quienes amparan o recurren a la violencia. Sostuvo que las "múltiples desgraciadas actuaciones del Gobierno central" no justifican la lucha armada, un "cáncer" que ha provocado "muertos, heridos, víctimas, ruina, extorsión, odio y el peor anuncio de publicidad para un pueblo que no se merece tanta villanía", sentenció.

También intervino en el acto el director de Apoyo a Víctimas del Terrorismo del Ministerio del Interior, José Manuel Rodríguez Uribes, quien recalcó la importancia de dar una "batalla de ideas" para deslegitimar el uso de la violencia y la necesidad de traducir esa actitud en hechos concretos. Es lo que se pretende, aseguró, con la nueva Ley de Víctimas que se espera aprobar antes de verano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de abril de 2009