Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Archivada la denuncia contra Dermoestética

Un juzgado de Valencia cierra el caso de supuesta estafa en implantes mamarios

El Juzgado de Instrucción número 20 de Valencia ha archivado la causa abierta contra Corporación Dermoestética por supuesto delito continuado de estafa en relación con implantes mamarios.

La denuncia de un ex facultativo de Corporación Dermoestética, Jaime Serra, llevó a la Fiscalía de Valencia a abrir, en 2006, una investigación. Más de un centenar de mujeres intervenidas en la Comunidad Valenciana aportaron su historial. En él, en esencia, constaba que se les había implantado unas prótesis mamarias de una marca distinta de la que ellas, supuestamente habían solicitado. Algunas de ellas, además, habían tenido problemas posteriores a la intervención, lo que en algún caso relacionaron con la diferencia entre las prótesis solicitadas y las colocadas.

La causa residió temporalmente en la Audiencia Nacional porque había denuncias en otras provincias, entre ellas Albacete. Tras una discusión jurídica intensa, los casos fueron a parar a juzgados ordinarios del lugar de origen de las intervenciones sospechosas. La fiscal de Valencia tomó declaración en la fase de diligencias previas a una veintena de afectadas y al médico denunciante. Como recoge el auto de Instrucción 20 a lo largo de ocho folios, el ministerio público sostuvo, y aún lo hace, que se cometió un delito continuado de estafa porque en efecto se colocaron distintas prótesis de las contratadas a las pacientes y que el proceso de contratación estaba viciado de inicio "obteniendo la mercantil denunciada un enriquecimiento injusto" y "un perjuicio económico y quebranto físico las pacientes".

La juez cree que tal cosa no se sostiene de ningún modo. Repasa varias sentencias del Tribunal Supremo a propósito del delito de estafa y considera que "las intervenciones quirúrgicas contratadas se realizaron y que las prótesis se implantaron". Además, la juez afirma que "las intervenciones fueron realizadas por médicos, con prótesis o implantes mamarios que tienen marcado de conformidad de la Comunidad Europea". Entiende la magistrada que fueron las pacientes las que entendieron que la mercantil trabajaba con una única marca.

La juez dice que hubiera sido cuestión distinta de haberse dado "mala praxis", pero que no se ha realizado ninguna imputación en este sentido. Por tanto, decide el archivo tras revisar la documentación de la causa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de abril de 2009