Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere a tiros en Dubai un rival del dirigente checheno

Varias personas que se enfrentaron al presidente Kadírov han sido asesinadas

Otro rival del hombre del Kremlin en Chechenia, Ramzán Kadírov, ha perecido víctima de un atentado. Esta vez se trata del checheno Sulim Yamadáiev, general y héroe de Rusia desde 2005, que fue tiroteado el sábado pasado en Dubai. En los últimos años, varias personas que amenazaban, de un modo u otro, la figura de Kadírov, el líder oficial de la República caucásica, han sido asesinadas, de ellas dos en el extranjero. "Kadírov elimina a sus rivales", opinaba ayer la defensora de los derechos humanos Liudmila Alexéieva, presidenta del Grupo de Helsinki de Moscú.

El hecho ha ocurrido cuando las autoridades rusas se aprestan a dar por concluido el régimen de lucha antiterrorista vigente en Chechenia, lo que supondría reconocer formalmente la normalización del territorio que fue escenario de dos guerras independentistas tras la desintegración de la Unión Soviética.

Yamadáiev se distinguió luchando con las tropas rusas en Osetia del Sur

El mandatario checheno niega su implicación en la muerte del general

Fuentes policiales de Dubai relataron que Sulim Yamadáiev fue disparado por un hombre cuando caminaba hacia su coche, en el aparcamiento de la lujosa Jumeirah Beach Residence. Aparentemente, la policía ha detenido al presunto sicario, que ha resultado ser un ciudadano ruso. Poco se sabe del motivo de la estancia de Sulim Yamadáiev en los Emiratos Árabes, ni desde cuándo estaba allí. [El mandatario de Dubai, el jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum, se encontraba precisamente ayer en Moscú, en una visita previamente acordada, informa Reuters. Ni él ni el presidente ruso, Dmitri Medvédev, hicieron comentarios acerca del suceso].

En los noventa, Yamadáiev, de 35 años, luchó del lado de los separatistas junto con sus hermanos Ruslán y Dzhavraíl y se convirtió en el general más joven del Ejército secesionista. En 1999, se pasó a la causa del Gobierno federal ruso, al servicio del cual llegó a mandar el batallón Vostok. Tras la muerte en un atentado del muftí Ajmat Kadírov, Sulim entró en conflicto con su hijo Ramzán, quien eventualmente logró que el Kremlin ordenara disolver el contingente armado a sus órdenes. En agosto de 2008, Sulim se distinguió luchando con las tropas rusas en Osetia del Sur.

En septiembre, a pocos metros de la sede del Gobierno en Moscú, fue asesinado su hermano Ruslán Yamadáiev, también condecorado como héroe de Rusia y ex diputado de la Duma Estatal (Parlamento ruso). En noviembre, Sulim declaró que el régimen de Kadírov había enviado un comando a Moscú para matarlo, al igual que había hecho en noviembre de 2006 con Movladi Baisárov.

Este personaje, un checheno que había dirigido un batallón tutelado por los servicios de seguridad rusos, fue acribillado, también en el centro de Moscú, por un comando llegado de Chechenia. Como en el caso de Sulim Yamadáiev, el contingente armado que dirigía Baisárov había sido disuelto y la futura víctima había denunciado en los medios de comunicación la existencia de un plan para matarlo.

El 5 de febrero de este año fue asesinado en Moscú el ex alcalde de Grozni Gilani Shepíev. Antes, el 13 de enero, en Viena, murió a tiros Umar Israílov, quien había acusado a Kadírov de haberle torturado y había presentado una demanda en el Tribunal de Derechos Humanos del Consejo de Europa. Israílov dijo a las autoridades austriacas que había recibido amenazas de un agente de Kadírov y que éste tenía una lista de 30 enemigos que debían ser eliminados, según The New York Times, que realizó una amplia investigación del caso.

En febrero de 2004, en Qatar fue asesinado el ex presidente independentista de Chechenia Selimjan Yandarbíev. Por el hecho fueron condenados dos ex funcionarios de la Embajada rusa que posteriormente fueron enviados a su país de origen, teóricamente para seguir cumpliendo condena.

El principal sospechoso de estar detrás de este último asesinato, Ramzán Kadírov, divulgó ayer una declaración a través de su secretario de prensa en la que se dice que confía en que la policía de Dubai logrará capturar a los culpables y que espera que las instituciones rusas correspondientes colaboren en las investigaciones. Cuando Anna Politkóvskaya fue asesinada en Moscú en 2006, Kadírov, del que muchos sospechan que fue el que ordenó la muerte de la periodista crítica, negó categóricamente estar involucrado en el crimen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de marzo de 2009