Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 25% de los hombres se opone a que las mujeres trabajen fuera de casa

El 43,4% de los varones cree que ellas tienen que hacer las labores domésticas

Sólo el hombre puede trabajar fuera de casa y la mujer es la que se debe ocupar de las tareas domésticas y del cuidado de los hijos. Éste es el ideal de familia para el 25,7% de los hombres andaluces. El 17,9% de las mujeres también apoya este reparto. Es lo que se desprende del estudio Encuesta Social 2007. Una visión de Andalucía. En el lado opuesto se sitúan el 52,7% de los hombres y el 63,8% de las mujeres, que opinan que ambos deben trabajar fuera y repartirse las labores domésticas. Respecto a las tareas del hogar, el 43,4% de los varones sostiene que son ellas las que principalmente deben encargarse de este tipo de trabajos.

El estudio -elaborado entre octubre de 2006 y marzo de 2007- profundiza también en el reparto de las tareas del hogar. Sólo el 13,3% de los varones dice que friega los platos y el 15,2% de ellos señala que hace las camas en casa.

El 41,5% no tiene dinero para irse de vacaciones al menos una semana

En una década poco se ha avanzado. El 73% de las mujeres reconocían que eran ellas las encargadas de todas las tareas domésticas en 1998, según un estudio del Instituto Andaluz de la Mujer. Ya entonces se alertaba de cómo los roles se repetían entre los menores: el 35% de los hijos no dedicaba ni un minuto al trabajo doméstico. Entre las hijas se rebajaba hasta el 9%.

La Encuesta Social 2007, elaborada por el Instituto de Estadística de Andalucía, no sólo se centra en el reparto de las tareas domésticas. Es un amplio retrato de la sociedad andaluza.

- Problemas económicos. Pese a que el estudio se elaboró entre 2006 y 2007 ya se muestra la ajustada economía de algunas familias andaluzas. El 41,5% reconoce que no dispone de dinero suficiente para ir de vacaciones al menos una semana. El 38,6% dice no tener recursos para salir a cenar cada 15 días y el 39,7% para ir al cine. Sin embargo, un 89,8% está muy o bastante satisfecho con "su vida en España".

- Relación con la política. El 47,3% confía poco o nada en la actuación de los políticos. Y el 27,2% participa activamente en actividades políticas o cívicas (colaborar con un partido o plataforma, acudir a manifestaciones, firmar un manifiesto...) Respecto a la información sobre política, el 46,2% no la busca en la prensa escrita y el 42,1% tampoco lo hace en la radio. La televisión arrasa en este asunto: el 71,7% de los encuestados la ve todos los días para informarse sobre política.

- Medio ambiente. El 15,4% de los encuestados se declara "muy ecologista" y el 3,1% "nada ecologista". Respecto a las medidas concretas de protección medioambiental, un 41,4% está a favor de pagar más por el agua y un 43,6% está en contra. El 51,4% ve con buenos ojos que se sancione a los ciudadanos que no reciclen correctamente su basura y un 45,4% rechaza que se establezca "un impuesto en los combustibles". El 31,2% se desplaza con bastante frecuencia a pie, en bicicleta o en transporte público. Un 34,4% lo hace "alguna vez".

- Internet. El 60,1% dice no disponer en su casa de acceso a la red y casi la mitad de los encuestados reconoce que nunca ha entrado en Internet. El 30,4% lo utiliza habitualmente. Este dato sube hasta el 64,4% cuando se trata de la franja de edad de entre los 18 y 24 años. Además el 17,4% accede a la red desde su lugar de trabajo. El 61% afirma que lo hace desde su domicilio. Respecto al uso, el 43,3% emplea Internet para asuntos personales y laborales.

- Identidad. La mayoría de los habitantes de la comunidad (62,3%) se siente tan andaluz como español. Casi el 20% se considera sólo andaluz o más andaluz que español y el 10,7%, al revés.

- Inmigración. El 39,4% dice que confía "poco o nada" en las personas extranjeras y el 38,7%, "algo". El estudio del Instituto de Estadística de Andalucía también profundiza en los vecinos que le gustaría tener a los encuestados, un parámetro que sirve para comprobar el grado de tolerancia. El 73,4% sostiene que no le importa que viva a su lado un inmigrante y un 77,3% dice no tener problemas ante un vecino homosexual. A la mitad de los encuestados no les gusta que vivan cerca personas con antecedente penales. Tampoco que sean "dadas a la bebida" o drogadictas. Al 22,4% de los entrevistados le molesta que su vecino tenga sida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de marzo de 2009