Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'anti-Bolonia' colapsan Barcelona en su marcha contra los Mossos

5.000 manifestantes evitan La Rambla pero toman el Eixample y Sants

Sorpresa de última hora en la manifestación de los estudiantes anti-Bolonia contra los Mossos d'Esquadra. Los manifestantes evitaron La Rambla, contra lo anunciado, y cambiaron de rumbo: unas 5.000 personas se dirigieron por la calle de Aribau, enfilaron Diputació, luego Calàbria y después la avenida de Roma para seguir por la calle de Sants y acabar en la plaza de Osca. A su paso por el Eixample y Sants algunos vecinos salieron a los balcones a aplaudirles con cazos y cucharas.

Durante dos horas, entre las 20.30 y las 22.30, el Eixample izquierdo quedó colapsado y numerosas calles tuvieron que ser cortadas al tráfico. No se registraron incidentes y los Mossos d'Esquadra mantuvieron una presencia muy discreta; en buena parte del recorrido, ni se les vio. Sí hubo vigilancia desde un helicóptero de la policía autonómica.

La manifestación acaba en Sants y los Mossos no aparecen durante el recorrido

Los jóvenes lanzan pintura contra la sede de ERC y critican al consejero Huguet

Desaparecen los piquetes de Geografía de la UB pero sigue el paro

Con este cambio de trayecto, los manifestantes evitaron ocupar La Rambla, algo que las autoridades, con el alcalde Jordi Hereu a la cabeza, habían dicho que no tolerarían. Los jóvenes se concentraron pasadas las 23.00 en la calle de Sants, que quedó cortada. Allí se celebró una fiesta con música.

"Fuera los Mossos de la Universidad" y "Libertad de expresión; policía, no", fueron lemas coreados. Algunos manifestantes arrojaron pintura contra la sede central de Esquerra Republicana en la calle de Calàbria, y colgaron una pancarta en la que se leía "Huguet [el consejero de Universidades y dirigente de ERC], culpable de mercantilización".

La manifestación de ayer fue la reacción de los estudiantes a las cargas de los Mossos hace una semana, a raíz del desalojo hace de 50 alumnos que llevaban cuatro meses encerrados en el edificio del rectorado de la Universidad de Barcelona. Un centenar de personas resultaron heridas o contusionadas ese día, entre ellas varios periodistas.

Algunos profesores se sumaron a la marcha de ayer. Gabriel Sanz, portavoz de este colectivo, dijo que apoyan a los jóvenes anti-Bolonia para reivindicar el "derecho democrático a la expresión", y reclamar que se abran vías de diálogo con los estudiantes sobre el proceso de adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior.

"Me manifiesto porque aplican Bolonia a golpes de porra. Con los Mossos no se puede dialogar", dijo Luis Zhu, de 23 años y estudiante de la UAB que participó en la marcha. Un grupo de jóvenes repartía claveles de papel, otros tocaban música y otros más gritaban. "Hemos dejado en ridículo a los Mossos d'Esquadra", dijo Arnau Mallol, portavoz del Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans.

Lo cierto es que todas las previsiones policales fallaron. Los servicios de información de la policía habían alertado de la presencia de "sectores radicales y violentos" que podrían buscar el "enfrentamiento directo" con los Mossos. No fue así. La marcha resultó pacífica. El cambio de rumbo -decidido la noche anterior- también rompió las expectativas de la policía. Se hizo para "evitar que el debate sea la violencia, y no la universidad pública", explicó Iván, miembro de la asociación del barrio de Sants.

En las aulas la normalidad fue la tónica general, salvo incidencias esporádicas. Siguieron los encierros en las facultades de Derecho, Económicas, Geografía e Historia y Filosofía de la UB. Allí las clases estaban suspendidas. Pero por la tarde ya no había piquetes a la entrada como ocurrió el día anterior. La UB emitió un comunicado diciendo que hoy se podrá acceder con normalidad al centro "después de una asamblea de estudiantes que ha decidido hacer una huelga sin piquetes". El resultado de la votación, según la UB, fue de 180 votos a favor de la huelga sin piquetes y 70 en contra. Los decanos de Geografía e Historia y Filosofía de la UB decidieron aplazar los exámenes previstos para hoy teniendo en cuenta que muchos alumnos podrían no acudir.No obstante, los alumnos sostienen que el aplazamiento fue una exigencia estudiantil.

En la UAB, tras los incidentes de la víspera, la repercusión del paro fue escasa. Hubo normalidad académica en centros como la Escuela Técnica Superior de Ingeniería, la Escuela Universitaria de Informática de Sabadell, la Escuela de Empresariales de Sabadell y en las facultades de Ciencias, de Medicina, de Veterinaria, de Traducción y de Interpretación y Biociencias.

En otras facultades de la UAB como Filosofía y Letras, Ciencias Económicas y Empresariales, Derecho, Ciencias de la Educación, Políticas y Sociología hubo menor afluencia de lo habitual.

El jefe del Departamento de Historia Contemporánea de la UB, Joan Oliver, lamentó que los anti-Bolonia no permitan la entrada de alumnos y docentes en la facultad y aseguró: "Es lamentable que se pongan en la puerta y no dejen entrar a nadie".

La manifestación terminó con la lectura de un manifiesto contra la violencia por parte de los estudiantes, que implicaron a diversos movimientos asociativos. También se lanzaron consignas a favor de Enric Duran, el antisistema acusado de estafar a entidades financieras y conocido como el "Robin Jud de los bancos".

.

Información elaborada por Mònica Acero, Bertran Cazorla, Jesús García, Irina Gimeno y Xell Turó

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de marzo de 2009